El almirante Srur afirmó que está defraudado con el ministro Aguad

La ronda de declaraciones testimoniales que desde hace varias semanas se llevan a cabo en el Juzgado Federal de Caleta Olivia vinculadas a la causa por la que se investiga la desaparición del submarino ARA San Juan y de sus 44 tripulantes, tuvo ayer la relevante presencia del almirante Marcelo Srur, quien fuera destituido como jefe del Estado Mayor de la Armada por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, de quien dijo sentirse "defraudado".

Caleta Olivia (agencia)

Marcelo Srur, de 61 años, fue relevado del cargo el 18 de diciembre de 2017, es decir cuando apenas había transcurrido algo más de un mes de la tragedia naval que enlutó al país (15 de noviembre). Ayer respondió a decenas de preguntas formuladas por la jueza Marta Yáñez, el fiscal Lucas Colla y dos de los tres abogados querellantes que representan a familias de los submarinistas desparecidos, Lorena Arias y Luis Tagliapietra.

De todas las audiencias por este caso, la de Srur fue la más extensa ya que comenzó a las 9.15 y se extendió por más de ocho horas, con varios cuartos intermedios, uno de ellos a causa de un corte generalizado de energía que duró unos 40 minutos.

Debido a que el periodismo no tiene acceso a la sala del juzgado, los dichos de Srur durante la primara faz de su testimonio fueron dados a conocer por Tagliapietra, quien manifestó que el almirante denotó franqueza en sus respuestas, probablemente porque ya no carga sobre sus espaldas la presión de ser el máximo jefe de la fuerza naval.

En ese contexto, Srur expresó entre otras cosas que se sentía “defraudado” con el ministro Aguad, quien lo desplazó del cargo a pesar de que en principio le había dado todo su respaldo y luego le anuló la oportunidad de “ir a fondo” con las investigaciones internas para saber fehacientemente qué fue lo que pasó con el ARA San Juan, por lo que dejó en claro que él (Srur) nunca pidió pasar a retiro.

NO LE CREE A LA COMISION ASESORA DEL MINISTRO

Como era de esperar, una de las consultas claves estuvo vinculada con su opinión acerca del informe preliminar que recientemente elaboraron los tres integrantes de la Comisión Asesora Investigadora de la Armada que responde directamente al ministro de Defensa.

Vale recordar que en uno de sus capítulos más llamativos, los dos contralmirantes y capitán de navío que la conforman llegaron a la conclusión de que la tripulación del submarino agonizó muchas horas luego de la explosión que se produjo en la zona de baterías debido a la invasión de agua de mar.

Al respecto, Srur consideró que afirmar ello es una “irresponsabilidad” porque quienes elaboraron el citado informe y llegaron a esa conclusión no hacen referencia a fundamentos que puedan comprobar la supuesta agonía de los 44 tripulantes.

Por otro lado, quedó al desnudo la enemistad que tenía con el otrora comandante de Alistamiento y Adiestramiento, contralmirante Luis López Mazzeo, quien al mismo tiempo -desde la Base Naval Puerto Belgrano- ejercía las funciones de Comandante de Operaciones Especiales (COA).

Srur terminó por desplazarlo, al igual que al jefe de la Flota de Submarinos, el capitán de navío Claudio Villamide, previo avalar un sumario interno que elaboró el Departamento de Asuntos Jurídicos, pero la feroz interna desatada en la fuerza también lo arrastró a él mismo, aunque su caso fue más grave porque Aguad lo pasó directamente a retiro.

No obstante, dijo que no tenía una enemistad personal con López Mazzeo, sino que era una cuestión institucional porque le ocultaba información clave de las operaciones en algunas misiones que realizaba de la flota de guerra.

Así por ejemplo, él (Srur) se enteró de que el otrora responsable del COA le había ocultado ex profeso tareas de patrullaje que realizó el ARA San Juan en una misión que realizó en el Atlántico Sur entre el 1 y el 19 de julio de 2017, de la cual recién se enteró cuando la misma finalizó y Mazzeo le remitió el informe de rigor.

Por otra parte, aseguró que en esa misión el submarino nunca ingresó a la zona de excusión impuesta por el Reino Unido de Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas, aunque personal encargado de las escuchas hidroacústicas captó el sonido de hélices de lo que parecía ser un submarino nuclear que navegaba por la cercanías y luego se alejó.

En ese mismo orden, también informó que en la última trágica travesía el ARA San Juan navegaba por el área denominada “Juliana” y por fuera de la zona de exclusión, tras retornar desde Ushuaia, previo a lo cual había participado de ejercicios navales que incluyeron el hundimiento de un antiguo buque en cercanías de la Isla de los Estados.

NUEVOS TESTIMONIOS

Para hoy se espera el testimonio del actual jefe de la Base Naval Mar del Plata, capitán de navío Gabriel Attis, quien como submarinista participaba de las reuniones con otros integrantes de ese escalafón, en tanto que para los días 24 y 25 de abril están citados los miembros de la Comisión Asesora de la Armada designados por el ministro Aguad, tratándose de los contralmirantes Gustavo Trama y Alejandro Kenny, y el capitán de navío Jorge Bergallo, cuyo hijo también es una de las víctimas de la tragedia naval.

Por otra parte, llama la atención que la jueza Yáñez aún no haya citado a López Mazzeo y Villamide teniendo en cuenta el rol protagónico que ambos tuvieron en cuando a la responsabilidad que les cabe a los mismos por haber ordenado misiones del submarino.

Ello en razón de que dos auditores del arma, los contralmirantes Guillermo Lezana y Eduardo Pérez Bacchi, dijeron hace pocas semanas y en este mismo Juzgado Federal que habían “recomendado” que la nave fuera sometida a algunas reparaciones, aunque no estaba en su órbita constatar que las mismas se hubieran cumplido.

En consecuencia no se descarta que Mazzeo y Villamide, en el caso de ser citados, no lo hagan dentro del capítulo de declaraciones testimoniales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico