El bebé golpeado y abusado ya está al cuidado de una familia sustituta

Luego de permanecer 10 días internado en la unidad de Terapia Infantil, el bebé ultrajado en el barrio LU4 recuperó el alta médica. Desde el sábado permanece al cuidado de una familia sustituta mientras la Justicia investiga si su madre tuvo alguna responsabilidad penal en el abuso sexual que sufrió entre el 20 y 21 de marzo.

La directora del Hospital Regional, Miryám Monasterolo, confirmó a El Patagónico que el bebé de siete meses que fue abusado y golpeado en un departamento del complejo habitacional LU4 por parte del hombre que vivía con la madre de la criatura, recibió el alta médica y fue puesto a resguardo de una familia sustituta.

Así lo dispuso el Juzgado de Familia N° 3 de Comodoro Rivadavia que interviene en el delicado caso. Tal como informó este diario en anteriores ediciones, el mismo juzgado ya había dictado la prohibición de acercamiento para la madre del niño debido a que está siendo investigada por el Ministerio Público Fiscal.

Según la investigación del fiscal general Martín Cárcamo, el bebé fue golpeado y abusado entre el 20 y 21 de marzo cuando estuvo al cuidado del sospechoso, A.E.O., quien desde hacía un tiempo residía en el departamento de la madre de la criatura. El hombre que se dedicaba a realizar malabares en los semáforos de la ciudad está imputado y bajo prisión preventiva.

El bebé permaneció 10 días internado en terapia intensiva pediátrica del Hospital Regional como consecuencia de las graves lesiones que presentaba. Los médicos le detectaron lesiones en el cráneo y en distintas partes del cuerpo.

Al ser sometido a una cirugía por una fractura craneal, los profesionales comprobaron que tenía lesiones compatibles con un abuso sexual. Por eso en forma inmediata pusieron en conocimiento a la policía. Así, la Fiscalía inició la investigación con personal de la Brigada de Investigaciones que allanó el departamento y detuvo al supuesto abusador.

En la audiencia de formalización de la causa, la juez Mariel Suárez -a pedido de la Fiscalía- le dictó dos meses de prisión preventiva a A.E.O. y formalizó la investigación preparatoria por presuntas lesiones graves, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido contra un menor de 18 años, agravado aprovechando la situación de convivencia.

Según la investigación fiscal, el acusado le habría introducido un objeto sin filo al bebé que le provocó lesiones anales. Por otra parte, se investiga si la mujer encubrió el delito o si es víctima del sometimiento del presunto autor. Por esa razón se le dictó la prohibición de acercamiento a su propio hijo.

Con la criatura recuperada, pero bajo un especial seguimiento médico y judicial, la Fiscalía tiene seis meses de plazo para culminar con la investigación. Una de las primeras obligaciones será saber si cabe algún tipo de delito para la madre del pequeño, y de ello dependerá su tutela.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico