El dato

22%
es la diferencia entre el mínimo no imponible a partir del cual un trabajador de la Patagonia empieza a tributar el Impuesto a las Ganancias, a comparación de un asalariado de otra región del país. Por Zona Desfavorable, un trabajador de la Patagonia comienza a pagar el gravamen si supera los $30.643,20 de salario mensual de bolsillo (incluida en ese cálculo una porción mensual del sueldo anual complementario fraccionado por doce). Mientras en las otras regiones comienza a tributarse desde los $25.117,38 por mes (incluida también una porción del SAC). A la vez, las deducciones que pueden hacerse por cargas familiares (hijos o cónyuge que no tenga empleo) son un 22 por ciento más altas en la Patagonia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico