El endeudamiento de 1.000 millones ya está en el Concejo

El pedido de autorización para un nuevo endeudamiento, esta vez de hasta 1.000 millones de pesos por parte del municipio, ya está en el Concejo Deliberante, donde mañana tomará estado parlamentario. El intendente Linares pretende que se apruebe en la misma sesión en la que ingresa, pero la oposición ya dejó en claro que, para que ello ocurra, primero habrá "mucho que discutir y hablar en comisiones".

Inmediatamente después del discurso de apertura del periodo ordinario de sesiones que el intendente Carlos Linares pronunció el lunes, el Ejecutivo municipal giró al Concejo Deliberante el pedido de autorización para un nuevo endeudamiento; esta vez por 1.000 millones de pesos. Según adujo, el dinero se empleará únicamente en la realización de obra pública, aunque la misma hasta ayer no había sido debidamente detallada.

Tanto en su discurso, como en declaraciones posteriores, Linares solicitó al Concejo que el endeudamiento se tratara de manera urgente porque “se viene hablando y explicando el mismo hace tiempo”. La postura fue ratificada por el viceintendente Juan Pablo Luque y el secretario de Hacienda, Germán Issa Pfister, quienes sugirieron que la autorización podría aprobarse mañana.

“Ya estuvimos hablando con los concejales, a quienes le dejamos el proyecto, que es un pedido de autorización. También se conoce la situación financiera del municipio y la decisión de avanzar en obras fundamentales, así que no creo que se tenga que demorar tanto su tratamiento”, dijo el responsable de los números municipales.

DUDAS Y REPAROS

El planteo del Ejecutivo fue avalado inicialmente por algunos concejales del ahora bloque justicialista pero, de acuerdo a lo que El Patagónico sondeó ayer en el propio parlamento municipal, en el oficialismo, si bien se entiende el apuro de la intendencia, se cree conveniente que el proyecto siga el camino de discusión normal; es decir el pase por comisión.

El presidente del bloque de la UCR-Cambiemos, Pablo Martínez, dejó en claro que su bancada “de ninguna manera” avalará un tratamiento veloz de “una autorización tan importante y ambiciosa”, como definió.

“El jueves, el endeudamiento tomará estado parlamentario, y sería descabellado pretender que se trate y apruebe en esa misma sesión. De ninguna manera lo permitiremos porque es claro que para que esto se analice seriamente, debemos contar con mayor información que la que hoy tenemos”, destacó.

El pedido de autorización para el nuevo endeudamiento municipal llegó al Concejo acompañado por el dictamen del Asesor Letrado del municipio, Miguel Criado Arrieta, que avala esta operación financiera que, desde Hacienda, se pensó implementar de manera escalonada, sin que sea necesario tramitar el endeudamiento total.

“El endeudamiento que solicitamos es de hasta 1.000 millones de pesos, pero eso no quiere decir que vayamos a buscar la totalidad en una sola operación. Una vez que estemos autorizados, definiremos la conveniencia, en función de las ofertas que recibamos. Por eso, el plan de obras también está pensado de manera escalonada”, señaló Issa Pfister.

En el proyecto se autoriza al Departamento Ejecutivo Municipal “a concretar operaciones de crédito público y/o financiamiento de terceros por un monto total de hasta 1.000 millones de pesos, su equivalente en dólares estadounidenses u otros monedas, más la que resulte necesaria para afrontar el pago de intereses, comisones y/o cualquier otro gasto inherente o relacionado con la misma”.

En el artículo 2 se señala que los fondos correspondiente a esa operación se destinarán exclusivamente “al emprendimiento de obras públicas, y/o la conversión de deuda existente, conforme lo autoriza el artículo 55 de la Carta Orgánica Municipal” y se afirma que “hasta tanto los fondos sean efectivamente utilizados en los destinos establecidos, los mismos podrán ser invertidos en cuentas bancarias, y depósito a plazo fijo”.

En la autorización que se busca, el Concejo también facultará al Ejecutivo a determinar las condiciones de las operaciones financieras y a ceder para el pago de las mismas, en garantía de pago, los ingresos provenientes de Rentas Generales, ingresos por la Coparticipación Federal, Provincial o los créditos provenientes del régimen de regalías hidrocarburíferas por el convenio suscripto entre el municipio y Pan American Energy.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico