El Gobierno sacó por decreto la emergencia carcelaria provincial

El Poder Ejecutivo publicó en el Boletín Oficial el decreto que sanciona la emergencia carcelaria en Chubut. En los argumentos, el Gobierno admitió que "la realidad carcelaria evidencia un escenario crítico, teniendo en cuenta que el 62% de los lugares de detención disponibles en la provincia se encuentran completos o con sobrepoblación, y el restante porcentaje con incapacidad real recibir nuevos detenidos".

En Chubut el 62% de los lugares de detención están completos o superpoblados, y el resto está inhabilitado para recibir a nuevos reclusos. Así lo admitió el Gobierno provincial, que a través de un decreto sancionó la Emergencia Carcelaria en la provincia, una problemática que data de hace tiempo y que hasta ahora no tuvo una respuesta concreta.

El lunes, el Gobierno publicó la normativa en el Boletín Oficial y argumentó las razones. Como primera medida recordó lo que dicta la Constitución Provincial, que establece que “los lugares de detención serán seguros, sanos y limpios, y constituyen

centros de recuperación y trabajo, en los que no puede privarse al individuo de la satisfacción de sus necesidades naturales y culturales, con arreglo a la ley y reglamentaciones que se dictan”.

En ese sentido, aseguró que a “efectos de materializar esta directiva constitucional, el Poder Ejecutivo ha impulsado una política penitenciaria que incluye grandes inversiones en infraestructura carcelaria, como así también la formación y capacitación de las fuerzas de seguridad encargadas de la custodia de los reos, y la adquisición de dispositivos electrónicos para la prisión domiciliaria”. Y además “ha propuesto la ejecución de dos nuevas alas en el Instituto Penitenciario Provincial N° 1 de la ciudad de Trelew”.

Sin embargo, “a pesar de los enormes esfuerzos realizados, la realidad carcelaria evidencia un escenario crítico”, asegura el decreto. Y sobre ese punto, admite, que el 62% de los lugares de detención disponibles en la provincia se encuentran completos o con sobrepoblación, y el restante porcentaje con incapacidad real recibir nuevos detenidos”.

Además, considera “que los nuevos ingresos a las unidades de detención aumentan las condiciones de insalubridad y en algunos casos añaden factores de violencia intercarcelaria, circunstancia que -de llegar a prolongarse- podrían afectar aspectos esenciales de las condiciones de encierro”.

En el decreto, el Gobierno acepta que “gran parte de la población carcelaria se encuentra alojada en Comisarías, circunstancia que implica un deterioro de las condiciones de infraestructura que no fue prevista originariamente para tal fin”, y admite que “esta situación también da lugar a la promoción de acciones judiciales, teniendo en cuenta que podrían limitarse o conculcar derechos fundamentales de las personas privadas de la libertad y consecuentemente el agravamiento ilegítimo en la forma o condiciones de detención”.

Para el Gobierno, “el escenario descripto revela la necesidad de normalizar de manera inmediata la situación carcelaria en el territorio provincial, a través de herramientas y mecanismos que permitan mejorar sustantivamente las condiciones de detención”. Por esa razón, sancionó la emergencia carcelaria por un año.

Se debe recordar que en junio, la jueza Marcela Pérez de Puerto Madryn decretó la emergencia carcelaria en esa ciudad, e incluso liberó detenidos por falta de espacio. Y en marzo, la defensora pública Luciana Capone presentó un habeas corpus colectivo para que 62 detenidos del Instituto Penitenciario Provincial obtengan prisión domiciliaria por diversas falencias que se suscitaban en esta institución.

El antecedente más reciente data de la última semana, cuando presos de ese instituto advirtieron la posibilidad de iniciar una huelga hambre en un petitorio donde plantearon diferentes reclamos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico