El jefe de policía de Gualeguaychú: "no es normal tener tantas causas"

El jefe departamental de la Policía de la ciudad entrerriana, Carlos Pérez, se refirió al caso que conmueve.

Como superior de Marcelo Galarza, con cuya arma su hija Nahir confesó haber asesinado a su exnovio Fernando Pastorizzo, dijo que “no es normal” que el policía tuviera tantas causas en su contra.

“Está todo siendo investigado por Asuntos Internos. En caso que se compruebe algún tipo de irregularidad, debe ser fundamentado para luego iniciar otro sumario”, explicó en declaraciones al diario gualeguaychuense El Día.

“No debería ser así. De todos modos cada una de las causas se ha sometido a una investigación judicial, pero no es normal que ocurra eso. Lo óptimo es que no esté involucrado en causas judiciales, pero de todos modos, si está sospechado, siempre estamos a disposición”, sostuvo sobre los varios procesos que tuvo en contra el padre de la detenida.

Sobre Nahir, Pérez explicó que “hay que ver si está instruida o ha hecho prácticas de tiro” y aclaró que habla “en general, pero para usar un arma 9 milímetros hay que saber hacerlo; indudablemente hay que saber utilizarla. No hablo específicamente del hecho, pero para utilizar un arma de estas características, hay que conocer, porque tienen seguro y muchas cosas. No es sólo jalar de un gatillo”.

LAS CAUSAS DE MARCELO GALARZA

Concordia 1996: Un policía de civil, integrante de una comisión de la fuerza llegó desde Gualeguaychú y mató de un escopetazo a Claudio Marcelo Cañete. Ese policía era Marcelo Galarza. Por este caso se constituyó en Concordia el Tribunal Oral en lo Criminal Federal con asiento en Paraná, presidido por Marciano Martínez.

La defensa sostuvo que el oficial seguía a Cañete en una investigación por drogas, haciéndose pasar por un presunto comprador. “Mientras esperaba que le trajeran la droga, ve irrumpir a Cañete que le hace señas para que se acercara, a la vez que le mostraba un diario y una fotografía que habrían tomado al efectivo policial durante un procedimiento, descubriendo de este modo su identidad”. En medio de un confuso episodio, Cañete murió a balazos y Galarza terminó siendo juzgado por el homicidio del hombre de 32 años. Finalmente continuó trabajando para la fuerza.

Gualeguaychú 2015: Se realizaron ocho allanamientos simultáneos por presunta apropiación de armas secuestradas a cazadores. Una de las diligencias fue en el domicilio de Galarza, quien en su momento ejercía funciones como Jefe del Grupo Terrestre de la Dirección de Delitos Rurales. “No encontraron nada”, se defendió Galarza.

Gualeguaychú 2017- 2018: Ahora enfrenta una nueva causa y tal vez la peor de su historial: el uso de su arma reglamentaria, la imputación de su hija y su carrera en el ojo de la tormenta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico