El juez rechazó la detención del dirigente sindical Pablo Moyano

El magistrado denunció haber recibido amenazas y daría una conferencia de prensa anoche. Hugo Moyano celebró su decisión y destacó que "no cedió ante las presiones de los funcionarios" del gobierno de Mauricio Macri.

El juez Luis Carzoglio rechazó el pedido de detención de Pablo Moyano. “Ha tenido la suficiente grandeza para no ceder a las presiones que recibió de todos los funcionarios”, destacó Hugo Moyano la actitud del magistrado en el discurso que dio como cierre de la movilización en la que los camioneros expresaron su respaldo al secretario adjunto del gremio.

La detención de Pablo Moyano, quien regresa a la Argentina mañana tras una actividad en Singapur, había sido solicitada por Scalera. El fiscal le cursó el pedido a Carzoglio por considerar que el secretario adjunto de Camioneros y vicepresidente de independiente sospechoso de integrar una asociación ilícita junto a la cúpula la barra de ese club.

La palabra sobre la detención o no del referente de Camioneros la tenía Carzoglio, quien finalmente no accedió al pedido de Scalera. Ahora se espera la palabra del juez, quien denunció haber sido amenazado y convocó a los medios a última hora de anoche.

El pedido de detención de Moyano fue repudiado por todo el sindicalismo, empezando por el propio gremio de Camioneros y la CGT. Desde el ámbito sindical y también de la oposición, se advirtió que la intención de apresarlo obedecía a una maniobra del Gobierno, en el marco de una persecución a los gremios y también con el afán de relegar a un segundo plano los aumentos de tarifas que castigan a la población.

Hugo Moyano se manifestó en ese mismo sentido al hablar al cierre de la movilización de ayer, en la que los trabajadores de ese gremio expresaron su apoyo a su secretario adjunto.

En medio de los rumores sobre su posible detención, Pablo Moyano denunció que es víctima de una persecución y apuntó contra el Gobierno: “Es por orden del Presidente”. El sindicalista, que se encuentra en Singapur para participar de un congreso internacional de gremios de transporte, cree que hoy se “quiere callar” a los dirigentes que tienen representatividad.

UNA ORDEN DE MACRI

Para Pablo Moyano, el pedido de detención formulado por el fiscal Sebastián Scalera era una “orden del presidente por no haber firmado la reforma laboral, ni el 15% de paritarias ni haber pagado la multa irrisoria (que el Gobierno impuso) por llevar adelante seis asambleas legítimas”.

Por otro lado, y en diálogo con el periodista Luis Novaresio en radio La Red, el secretario adjunto de Camioneros se refirió a la posibilidad de ser citado por la Justicia para declarar en el marco de una causa que lo investiga como posible integrante de una asociación ilícita que operaba en el club Independiente de Avellaneda.

“Es una acusación irrisoria que ha hecho un delincuente (en relación al barrabrava Pablo “Bebote” Álvarez), es un ataque mediático. Yo creo en la Justicia, ojalá que (el juez Luis Carzoglio) me cite a declarar”, aseguró.

La semana pasada, el fiscal Scalera pidió la detención de Moyano. Lo acusó de defraudar a Independiente a través de la venta ilegal de entradas y el uso de socios truchos, operaciones por las que el club no percibía ingresos. El juez Carzoglio entendió ayer que no había pruebas suficientes.

En las últimas horas, la situación judicial de Pablo Moyano logró unificar al sindicalismo de la CGT, las dos CTA y el nuevo Frente Sindical, que organizó una movilización a Ezeiza para mañana, fecha prevista para el regreso del gremialista desde Singapur.

Su padre, Hugo Moyano, fue más allá y amenazó con un paro general. “No hay motivos para el disparate de detener a una persona porque cualquier personaje lo denuncia; la gente va a reaccionar. No descartamos un paro nacional cuando se trata de una injusticia de esta naturaleza”, advirtió el líder sindical.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico