El jugador más joven de Qatar 2022 tendría 22 años y no 18

La edad del joven delantero alemán, Youssoufa Moukoko, ha generado controversia desde que empezara a brillar en las categorías inferiores con el Borussia Dormund.

Youssoufa Moukoko es uno de los jugadores más prometedores del panorama internacional, acaba contrato a final de temporada y los mejores clubes de Europa ya se han interesado en la incorporación del joven.

Pero desde que empezó a brillar en las categorías inferiores del Borussia Dormund, el jugador alemán de origen camerunés, siempre ha estado envuelto en controversias que aseguran que es mayor de lo que dice su documento de identidad.

El fraude de edad ha sido y sigue siendo una de las grandes problemáticas del fútbol africano. Ha habido muchas acusaciones y ejemplos de situaciones donde jóvenes africanos tenían más edad de lo que marcaba su registro.

Pese a que la FIFA está controlando cada vez más esta situación, Chad ha sido expulsada de las eliminatorias de la Copa Africana de Naciones Sub-17 y la selección de Camerún tuvo los mismos problemas la semana pasada, cuando 21 de 30 jugadores eran mayores de la edad del torneo.

En este contexto vuelven a salir rumores sobre la edad real de Moukoko, jugador alemán nacido en Camerún, que desde que empezó a sobresalir con las inferiores del Dormund, se aseguraba que tenía más edad de la que figuraba en el registro.

El joven oficialmente nació en Camerún el 20 de noviembre de 2004 en Yaoundé, Camerún, y tiene 18 años. Creció en su país natal y no fue hasta 2014 cuando fue adoptado por Joseph Moukoko y adquirió la nacionalidad alemana ese mismo año cuando llegó a Hamburgo. Es el jugador más joven en la historia de debutar en Bundesliga, ya que en 2020 lo hizo con 16 años y 1 día.

Según el Daily Mail, Youssoufa Moukoko tendría 22 años (y habría nacido en el año 2000 bajo el nombre de Youssouffa Mohamadou) y no 18. Y otro medio alemán como BILD ha señalado que no está claro que sea auténtico el certificado de nacimiento que se aporta de Moukoko para decir que es del año 2000.

Los rumores sobre su verdadera edad estalló del todo a causa de unas declaraciones de Ingo Preuss, técnico del sub-23 del equipo de Dortmund, cuando fue preguntado allá por el 2017 al respecto. “Imagino que la edad de Youssoufa es estimada. Tal vez sea uno o dos años mayor, pero lo que sí es cierto es que no tiene 17 años” afirmó en una entrevista.

Por aquel entonces las voces más críticas solicitaron que Moukoko se hiciera las pruebas pertinentes para confirmar su edad, que tal como indica en el registro su fecha de nacimiento sería el 20 de noviembre de 2004 en Yaoundé (Camerún). Desde entonces el Dormund se movió para desmentir estas declaraciones.

Y así fue, ya que en ese mismo 2017 la Federación Alemana negó categóricamente que su documentación tuviera algún problema. "No hay duda sobre la exactitud de la edad del jugador. En este asunto, la DFB se basa en los detalles del club de origen del jugador".

La controversia vuelve a surgir, cuando supuestamente su padre adoptivo habría filtrado a un medio austríaco un papel fechado en el año 2000 con el nombre de Youssouffa Mohamadou que sería el nombre real de Moukoko. Por esta situación los medios germanos habrían vuelto a darle voz al tema de la edad de Moukoko.

Pero esta polémica podría ir más allá, ya que esta filtración podría ser un tipo de venganza de los padres adoptivos a Moukoko. Ya que se supo en octubre de 2022, AS aseguró que la relación entre el jugador y sus progenitores estaba rota, y que incluso Moukoko con ayuda de su agente quería someter a una subasta forzosa la casa en la que viven, ya que consideraba que sus padres se estaban aprovechando de él y querían arrebatarle su dinero.

Por otro lado, esto se trata más la revista germana 'Spiegel' ya aseguró en noviembre que Moukoko estaba recibiendo amenazas y presiones por parte de su país para que no jugara el Mundial con Alemania y sí con Camerún. Si no lo hacía, desde Yaondé (ciudad de origen) advertían que publicarían los antecedentes "reales" (según las amenazas) de su identidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico