El municipio donó otros diez cascos respiradores

En nombre de la comunidad comodorense, el intendente Luque hizo una nueva entrega de equipamiento sanitario necesario para atender la pandemia. Se trata de casos donados al Área Programática Sur que permiten que se mantenga más alta la posibilidad del intercambio de oxígeno en los pulmones.

El sistema de salud provincial y las clínicas privadas ahora cuentan con 20 cascos respiradores con la entrega realizada ayer por el intendente Juan Pablo Luque, que se suman a la donación días atrás, gestionados ante empresas privadas.

Esta entrega forma parte de un conjunto de inversiones realizadas por el municipio bajo la decisión política del intendente Juan Pablo Luque de atender las necesidades del sistema sanitario en las que la comuna pueda colaborar, pese a que no sea de su competencia.

En ese marco, el secretario de Salud del Municipio, el médico Carlos Catalá, valoró: “el intendente Juan Pablo Luque ha cumplido en todos los aspectos necesarios para contribuir a la preparación de los nosocomios, no solo en cuanto a equipamiento, sino trabajo estructural de los espacios físicos”.

Respecto a la funcionalidad de los aparatos, Catalá explicó: “esto tiene que ver con la posibilidad de tratar a la persona en la etapa previa a entrar a una terapia intensiva. Se donaron 10 la semana pasada y los terapistas coincidieron en su utilidad por lo cual el intendente decidió comprar 10 cascos más de presión positiva, que lo que hacen es que los bronquios no se cierren del todo y que se mantenga más alta la posibilidad del intercambio de oxígeno en los pulmones”.

Los cascos son utilizados en pacientes con insuficiencia respiratoria y pueden evitar la intubación en terapia intensiva. La entrega se realizó en el Área Programática Sur del Ministerio de Salud de Chubut, con el objetivo de que sea repartidos entre los dos hospitales públicos y también las dos clínicas privadas en función de la demanda, porque los cuatro forman parte del sistema de salud que actualmente atiende la crisis sanitaria en conjunto.

En este sentido, Catalá apuntó: “el trabajo se está haciendo articulado entre los dos hospitales y las dos clínicas privadas, por lo cual van a ser utilizados en el lugar que haga falta. Los sanatorios podrían comprarlo, pero como integrantes del comité de crisis y la realidad que marca que los intensivistas trabajan en más de un lugar, se sabe que si un hospital o un sanatorio tiene las camas cubiertas los pacientes irán a otro lugar y lo mismo con el equipamiento”. Y advirtió: “los cuatro centros de terapia intensiva trabajan articuladamente para que los pacientes accedan al mejor nivel de atención”.

Más de 50 millones invertidos en salud

Los 20 cascos Helmet se suman a la inversión permanente del municipio al sistema de salud provincial desde que arrancó la pandemia, en marzo de este año.

Son más de 50 millones de pesos invertidos en equipamiento, insumos y obras necesarias para colaborar con la preparación de los hospitales en la situación sanitaria actual.

Meses atrás se adquirió el equipo PCR y sus reactivos correspondientes para la detección de Covid-19, que es el único en la ciudad y el municipio lo prestó en comodato al Hospital Regional. Además, se compraron 14 respiradores, 6 cámaras de presión negativa; 4 videolaringoscopios; insumos y elementos de bioseguridad para el personal de salud, como barbijos, cofias, mamelucos, alcohol en gel, guantes, máscaras y termómetros, entre otros. Y se realizaron obras

necesarias como la ampliación del Hospital Alvear para sector COVID y la sala de oxígeno afuera del Hospital Regional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico