"El premio es un aliciente para un año que será duro", afirmó Delfina Merino

La jugadora de Banco Provincia, quien disputará para la Argentina este año el Mundial de Londres, se quedó con un premio que había ganado en ocho ocasiones la rosarina Luciana Aymar, considerada en forma unánime como la mejor de la historia del hóckey argentino.

Delfina Merino, delantera del seleccionado femenino de hóckey sobre césped de la Argentina, Las Leonas, indicó ayer que el premio que recibió en Berlín es “un aliciente para un año que será duro”, horas después de haber sido elegida como la mejor jugadora del mundo de la temporada 2017 por la Federación Internacional de Hockey (FIH).

“Es algo muy lindo lo que viví, un orgullo. Creo que este premio es un aliciente para un año que será duro”, comentó Merino, de 28 años, en diálogo telefónico desde Berlín con TyC Sports.

La mediocampista ofensiva de Banco Provincia, quien jugará para la Argentina este año el Mundial de Londres, se quedó con un premio que había ganado en ocho ocasiones la rosarina Luciana Aymar, considerada en forma unánime como la mejor de la historia del hóckey argentino.

“Es una locura, todos sabemos lo que fue ‘Lucha’ para el hóckey, lo que ella consiguió es de alguien distinto, de una extraterrestre. Hablamos hace poco y le dije que me iba ganando 8 a 1 con el premio”, comentó Merino, nacida en Vicente López e hincha fanática de Racing Club.

Merino se convirtió en la tercera jugadora argentina de la historia en recibir dicha distinción tras las conseguidas por Luciana Aymar (2001/04/05/07/08/09/10/13) y Cecilia Rognoni (2002).

La “Leona” Merino tiene 250 partidos internacionales disputados con la camiseta argentina, fue campeona del Mundo en Rosario 2010 y logró la medalla de bronce en La Haya 2014. Además disputó los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

MARIA GRANATO ES OTRA VEZ LA MEJOR SUB 23 DEL PLANETA

Po su parte, una vez más, María José Granatto experimenta las sensaciones de saberse entre los mejores del mundo. Desde Berlín (Alemania), ciudad en donde la Federación Internacional de Hóckey (FIH) llevó a cabo la ceremonia para reconocer las actuaciones de 2017, disfruta por segunda temporada consecutiva del premio a la promesa Sub 23 del hockey internacional.

En comunicación con Prensa CAH, Granatto expresó sus sensaciones por este nuevo reconocimiento: “Es un orgullo y todavía no caigo; es algo muy grande lo que estoy viviendo, pero siempre con los pies sobre la tierra y pensando en lo que viene. Tengo una alegría inmensa porque siento que es un premio al esfuerzo de todos los días, a la dedicación y al amor que le pongo al deporte que amo; que te lo reconozcan así es único e inolvidable”.

Con 22 años, la delantera de Santa Bárbara se convirtió nuevamente en una de las privilegiadas en formar parte de la lista selecta de jugadores reconocidos por la máxima entidad del hóckey internacional. Si bien Luciana Aymar fue la mayor exponente a nivel mundial y recibió el reconocimiento como mejor jugadora del mundo en la categoría mayor en ocho oportunidades, incluso siendo nombrada Leyenda en 2008, en la categoría juvenil también hubo presencia argentina. La cordobesa Soledad García fue la primera jugadora nacional en recibir el galardón (2002 y 2004) y no fue hasta el 2014 que Florencia Habif repitió el logro en Sub 23. Como en 2016, Granatto le ganó la pulseada a sus compañeras de nómina y se adjudicó la estatuilla, la quinta para nuestro país en la categoría.

Sobre haber alcanzado dos premios, al igual que García, enfatizó: “Haber igualado a Sole García, en premios, es un honor porque fue una de las mejores jugadoras que tuvo Argentina. Voy paso a paso, intentando superarme día a día y de evolucionar como jugadora”.

La final de la Liga Mundial de 2015 en Rosario fue su bautismo de fuego con las Leonas en un certamen de jerarquía internacional; allí se consagró campeona con 19 años convirtiendo el primer gol en la definición ante Nueva Zelanda (5-1), aunque en 2013 con apenas 17 años disputó el Sudamericano de Chile. En 2016 tuvo un año soñado, participando de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, conquistando el Trofeo de Campeones en Londres y consagrándose campeona del Mundo Junior. En 2017 alcanzó el campeonato Panamericano en Lancaster y participó de la final de la Liga Mundial con sede en Auckland, Nueva Zelanda. En poco tiempo suma en su historial 69 partidos internacionales.

Esta temporada, Granatto tendrá como principal objetivo con las Leonas, la Copa del Mundo de Londres, del 21 de julio al 5 de agosto, y la defensa del Trofeo de Campeones en China, a fines de noviembre. Acerca de sus objetivos personales y con el seleccionado aseguró: “Es un año muy importante y no hay motivación más grande que tener el Mundial en julio . Me encantaría poder cumplir mi sueño de jugar un Mundial con el mayor, creo que debe ser algo único. Todas estamos entrenando mucho, tenemos el objetivo bien en claro y sabemos qué equipo queremos ser. Estamos muy contentas y conformes por cómo rendimos en los amistosos que jugamos con Bélgica. Sólo queda crecer entrenamiento a entrenamiento y partido a partido para ser un equipo muy sólido para afrontar la Copa del Mundo, donde nos vamos a querer llevar el oro a toda costa”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico