El teléfono de Aguirre se activó dos veces cerca de la casa de Jurado minutos antes del crimen

A las 22:45 y a las 23:16 del 10 de febrero del año pasado se activó el teléfono celular de Diego Aguirre y fue tomado por la antena ubicada en avenida Polonia al 800, situada a escasa distancia de la casa de Orlando Jurado, cuyo asesinato se produjo a las 23:15 de esa noche. El dato surgió ayer durante la exposición que realizó el perito informático de la Fiscalía. El juicio que tiene a Aguirre y a Mauricio Fleitas como acusados por el hecho continuará hasta el lunes.

Un total de 8 testigos fueron convocados por la parte acusadora para la quinta jornada de juicio oral y público que se sigue contra Diego Aguirre y su cuñado Mauricio Fleitas, ambos acusados por el homicidio del empresario de la carne, Orlando Jurado, ocurrido el viernes 10 de febrero del año pasado en su casa particular de calle Cayelli 546.

Las pericias técnicas y científicas fueron las que predominaron en la audiencia celebrada ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, en cuyo tribunal tuvieron debida participación las jueces Mónica García, Mariel Suárez y Gladys Olavarría, quien ofició de presidente de ese cuerpo colegiado.

La parte acusadora pública y privada fue representada por la fiscal general, Camila Banfi y la abogada, Karina Jurado, respectivamente. En tanto que las defensoras públicas, Viviana Barillari y María Cristina Sadino, asistieron técnicamente a Fleitas, mientras que la abogada particular, Alicia Dramesino, defendió a Aguirre.

EL TELEFONO Y LA ZAPATILLA

El teléfono de Aguirre y la zapatilla de su cuñado Fleitas son los objetos que los conectan al caso. El primero salió a la luz ayer durante la exposición del perito informático de la Fiscalía, a quien los acusadores no lograron extraerle un dato de gran utilidad para la causa con todas las preguntas que le hicieron, a pesar de la cantidad de información que estaba a disposición, aunque un tanto diseminada.

Un exceso de confianza entre cliente y asesor llevó a efectuar una consulta inoportuna para la estrategia de la defensa y así fue que el perito terminó contando lo que los acusadores querían escuchar: que el teléfono de Aguirre se activó dos veces en inmediaciones de la escena del crimen y en el rango horario que se ordenó investigar, entre las 22 y las 23:30. La señal la tomó la antena de telefonía móvil que está ubicada en avenida Polinia 895, es decir a unas 8 cuadras del lugar del hecho y fueron registradas a las 22:45 y a las 23:16 de aquella trágica noche.

Esa información no hace otra cosa que posicionar a Aguirre en los alrededores de la escena criminal.

En tanto a su cuñado, entre otras cosas, lo compromete la huella de la zapatilla que quedó en el pilar de gas, la cual dejó una de las dos manchas de sangre levantadas en esa zona. Una zapatilla de las que fueron peritadas coincide con la huella y ayer la perito forense agregó otro dato y tiene que ver con la medida del pie del acusado, sobre lo cual refirió que el derecho es de 26 centímetros y el izquierdo de 27. Al respecto hay que recordar que en la jornada anterior el perito de la Policía Científica sostuvo que la huella levantada en el pilar se correspondía con una talla 26.

En total ayer declararon 8 testigos, todos ofrecidos por la parte acusadora. El debate continuará toda esta semana y se prolongará hasta el próximo lunes, fecha en la que está fijada la última audiencia. Después, en caso de declararse la responsabilidad penal de alguno de los acusados, se debería realizar el juicio de cesura para discutir el monto de la pena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico