Elevaron a juicio oral la causa por el homicidio del "Rubio" Martínez

La defensa había solicitado un cambio de la calificación legal a "homicidio en legítima defensa" o "homicidio cometido con exceso en la legítima defensa", pero el juez Martín Cosmaro resolvió mantener la calificación propuesta por la fiscalía de "homicidio simple".

En la sede de los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se desarrolló ayer la audiencia preliminar por el homicidio ocurrido durante la tarde del 16 de mayo de 2017, en la Plaza Soberanía, donde fue asesinado Jorge “Rubio” Martínez, un conocido limpiavidrios de la zona céntrica. La causa tiene como imputado a José Carrizo.

La fiscal sostuvo la acusación y solicitó que se eleve la causa a juicio a partir de la calificación legal de “homicidio simple” en calidad de autor para Carrizo. En contraposición la defensora ofreció prueba y solicitó un cambio en la calificación legal, proponiendo la de “homicidio en legítima defensa” o “homicidio cometido con exceso en la legítima defensa”. Finalmente el juez penal resolvió “elevar la causa a juicio ya que la acusación presentada reúne los recaudos necesarios”.

Presidió el acto el juez penal Martín Cosmaro; por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Cecilia Codina, fiscal general y Eve Ponce, funcionaria; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Cristina Sadino, defensora pública.

En un primer lugar la fiscal ratificó la acusación presentada y solicitó que se eleve la causa a juicio sobre la base del delito de homicidio simple, en calidad de autor para Carrizo, con una expectativa de pena, en caso de ser declarado responsable de 10 años de prisión.

Relató que el 16 de mayo, a las 18, en inmediaciones de la plaza de la costanera, en el sector del skate park, se encontraba el imputado José Carrizo, junto a otras personas. En ese momento se le acercó la víctima, Jorge Andrés Martínez, manifestándoles algo.

El grupo se retiró, pero volvió a la plaza, momento en que Martínez agredió a Carrizo con un palo. Seguidamente Carrizo le asentó a la víctima dos puntadas con un cuchillo, una de las cuales le provocó la muerte.

Codina calificó provisoriamente el caso como “homicidio simple” en calidad de autor para Carrizo.

La fiscal se refirió a que la pieza acusatoria tiene elementos de la prueba científica colectada, un video de un teléfono celular de un adolescente, otro levantado de Facebook, y declaraciones de varios testigos.

Un amigo de Carrizo comentó que ese día se encontraban tomando cerveza con unos amigos, se acercó Martínez y mantuvo una discusión con Carrizo. La víctima tomó un palo de alrededor de 90 centímetros y fue a buscar a Carrizo. Se vio caer el palo y la puñalada de Carrizo en contra de Martínez. Cuando lo estaba apuñalando, el palo estaba en el aire, porque Carrizo, primero lo desarmó, produciéndole a la víctima un corte en su mano, indicó.

La defensora, mientras tanto, argumentó: “la evaluación que hace la fiscal es parcial, ya que optó por no identificar a una cuarta persona”. Asimismo sostuvo: “la agresión proviene de Martínez hacia Carrizo y la fiscalía omitió ofrecer como prueba el palo usado por la víctima”. Un testigo refiere: “el que mataron fue el que comenzó la pelea” y otra persona asegura: “el de pelo largo le pegó despacio con el palo”.

La defensora entendió que hubo provocación suficiente porque el que hostigaba constantemente era la víctima. Argumentó que correspondía al juez readecuar la calificación jurídica a “homicidio en legítima defensa”, o subsidiariamente a “homicidio cometido con exceso en la legítima defensa”.

Luego, en el marco de la audiencia preliminar, se produjo el ofrecimiento de prueba documental y testimonial a llevar a debate. El juez rechazó el cambio de calificación legal propuesto por la defensa ya que la audiencia preliminar no es momento procesal para ello, sino el debate, señaló. También dictó la apertura a juicio oral y público.

Seguidamente las representantes de fiscalía solicitaron el mantenimiento de la prisión preventiva de Carrizo por tres meses o hasta la audiencia de debate, a partir de los elementos de convicción suficientes existentes como para tenerlo como probable autor del crimen. También mencionaron el peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación, como asimismo la gravedad del hecho, en la vía pública a plena luz del día.

En contraposición la defensora se opuso a lo solicitado preguntándose por qué se presume el peligro de fuga, cuando el imputado tiene arraigo y toda su familia en Comodoro. “El peligro de fuga no se presume, debe ser real”, aseguró. Tampoco existe el peligro de entorpecimiento, sostuvo la defensa, y requirió el arresto domiciliario de Carrizo.

El juez penal resolvió mantener la prisión preventiva de Carrizo por el término de tres meses, o bien hasta el inicio del juicio oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico