"Embrujo": las conversaciones que comprometen a Correa y su banda

Unas 70 escuchas telefónicas realizadas en los teléfonos intervenidos de los imputados hasta muy pocos días antes de ser varios de ellos detenidos, el 8 de marzo del año pasado, se escucharon en la audiencia de este miércoles en el juicio oral y público por la causa "Embrujo".

Las escuchas en general ratificaron no solo la hipótesis de los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez, sino que además confirmaron muchos de los dichos de los testigos del juicio que fueron pasando en lo que va de casi un mes de audiencias.

Las escuchas también exhibieron cómo Diego Correa (por entonces responsable de la Unidad Gobernador), considerado el jefe de la asociación ilícita, centralizaba todo el movimiento del dinero a tal punto de decidir acerca de pagos de cuestiones netamente personales.

En el principio de la audiencia la mayoría de los defensores intentaron quitarle valor a la exposición de las escuchas. El defensor Fabián Gabalachis adelantó en su argumentación que su pedido fracasaría. Pidió que las escuchas sean avaladas por el testigo que las realizó.

Lo mismo opinaron varios defensores más. Los testigos que seleccionaron para las escuchas están en esta sala: “soy yo y el fiscal Rodríguez”, les respondió Williams.

LAS LLAMADAS

-“Tato” Ramón a Daniela Souza: ”Avísale a Diego (Correa) que me tire algo, debo el alquiler”.

-Souza a Diego Correa: “necesito para pagar el terapeuta y las pestañas”.

-“Tato” Ramón y el Colombiano (parapsicólogo): “El (Correa) sabe que vos sabes muchas cosas y que ha ganado con lo que tú has trabajado”, dijo el Colombiano. “Sí. Yo le voy a pedir la camioneta y algo de plata”, contestó Ramón.

-Diego Correa a Daniela Souza: “Tengo que llevar varillas al albañil que está en la playa y después verlo a Gatica para arreglar algunas cosas”. También Souza le informa sobre el pagos de los impuestos inmobiliarios por los terrenos de Dual Core. También le pide dinero a Correa para el pago de su tarjeta de crédito.

TASAR LA HYUNDAI

También se escucharon llamados realizados por Correa para poder tasar la camioneta Hyundai H1, fue en febrero del año pasado cuando el grupo ya sabía que los estaban investigando

-Natalia Mc Leod la llama a Daniela Souza y le dice: “¿viste que tengo los pesos en la casa de mi mamá? ahí están los ahorros para lo que necesites, en confianza, cuando puedas me lo devolvés. Souza: “te lo agradezco muchísimo. Gracias amiga”.

-En una llamada Natalia le dice Souza: “le dije a Diego que si quería, al terreno de Trelew lo hiciera plata. También me pidió dinero que tengo entendido era para los chicos. Me dijo que era para vos y para Sandro”. Daniela contestó: “Sí, Tato también necesita”.

-Diego Correa llama a Gonzalo Carpintero para coordinar un encuentro. Dice: “estuve en Buenos Aires. Al procurador lo tienen apuntado y ya sabemos quiénes están escuchando los teléfonos, los tienen identificados con nombre y apellido. Mañana nos vemos y te comento”.

-Diego Lüthers llama el 22 de febrero del año pasado a Correa, pocas semanas antes de que se produzcan las primeras detenciones. ”Abajo, a la derecha de donde me siento, hay dos cajas azules. Esas las voy a sacar de ahí”. “Dale”, contesta Correa.

EL CONSTRUCTOR Y EL ARQUITECTO

También existen conversaciones entre Figueroa el constructor y el arquitecto de la obras de los consultorios de la calle Mitre de Rawson. Son varios diálogos semanas antes de las detenciones y cuando además había trascendido la investigación de los fiscales. El constructor y el arquitecto pretendían cobrar lo adeudado, hasta que finalmente Figueroa les anuncia que la obra se paralizaba.

Ya el 5 de marzo, tres días antes de ser detenidos, Figueroa y Correa acuerdan encontrarse. Ambos son muy lacónicos previendo ya que sus teléfonos estaban siendo intervenidos. Muy temprano, en la mañana del 8 de marzo se comenzaron a producir los allanamientos y las primeras detenciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico