En noviembre se trasladarán los residuos no reciclables al nuevo basural

El secretario de Obras Públicas y el subsecretario de Ambiente, Abel Boyero y Daniel González, explicaron ayer a los concejales los pasos que se están dando desde el municipio para trasladar, a otro lugar adecuado, los residuos no reciclables. Se realizarán estudios de impacto ambiental y audiencia pública.

Los concejales recibieron ayer a funcionarios de Ambiente y Obras Públicas del municipio, que fueron convocados en la última sesión para que expliquen los trabajos que se están realizando para eliminar el basural que se formó al lado de la planta de tratamiento y el depósito de las balas de residuos en un nuevo lugar.

En plenario los concejales recibieron al secretario de Obras Públicas, Abel Boyero; al subsecretario de Ambiente, Daniel González; y al subsecretario de Gestión Urbana, Fernando Vivas. Por parte del Concejo Deliberante estuvieron presentes José Gaspar, Nicolás Caridi, Cristina Cejas, Sirley García, Adriana Casanovas, Mario Soto, Beatriz Neira, Norma Contreras, Maximiliano Sampaoli y Pablo Martínez.

“Nos reunimos con los concejales para informar el estado de avance de los estudios de impacto ambiental y todo lo que compete al futuro cierre del sitio donde hoy en día se están disponiendo las balas y la escombrera. Fueron cinco puntos que tienen que ver con la recolección de residuos, con el cierre del sitio que estamos disponiendo ahora, el nuevo sitio de disposición final y otros dos temitas más que tienen que ver con recorridos y otras cuestiones”, explicó González.

Sobre el futuro traslado de las balas que se encuentran en la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, el subsecretario aclaró que “la gestión en este momento continúa con la recepción del estudio de impacto ambiental, se realiza el dictamen técnico por parte de la Subsecretaría de Ambiente y la Subsecretaría de Gestión Urbana. Posteriormente el intendente llamará a audiencia pública, que estimamos sería a mediados de este mes porque el mes que viene ya tendríamos que estar poniendo las balas y los escombros también”.

EL AMPARO DE

LOS VECINOS

Por su parte el concejal de Cambiemos, José Gaspar, se refirió al motivo de la convocatoria y recordó la existencia de “un amparo que presentaron los vecinos que están cerca de la planta de tratamiento porque se habían incumplido las ordenanzas que determinan que no puede haber disposición final cerca de ningún barrio. Cuestión que los vecinos ganaron, se hizo una apelación por parte de la municipalidad y se perdió. Además lo que nos dijeron es que están cumpliendo con todas las mandas que la Justicia les planteó, que es el lugar de deposición final nuevo, que está dentro del marco del contrato”, recordó.

Además del estudio de impacto ambiental que está terminando, Gaspar advirtió que “va a haber que determinar un radio de seguridad para que no haya emplazamientos urbanos cerca de ese lugar y no tengamos otro inconveniente de esta naturaleza”.

El concejal Nicolás Caridi reconoció que más allá de la judicialización, el proceso de traslado se demora porque no es sencillo. “Hay tareas que no pueden ser desarrolladas de un momento para otro, que implican la elección de un nuevo predio. Ese predio debe tener distintas características de accesibilidad porque hay que trasladar las bateas desde la planta hacia allí. Tiene que estar cerca del ejido porque cada kilómetro representa un costo adicional, no es algo que se pueda decidir rápidamente”, sostuvo.

EN EL OESTE

Sobre el nuevo sitio de destino de las balas de residuos, González detalló que “está ubicado en un valle que está al oeste de la reserva de agua del cerro Arenales. Está casi en el límite del ejido municipal, pero afortunadamente son tierras fiscales así que pudimos trabajar. Primero que nada es un espacio municipal, segundo que no tenemos espacio en la escombrera y sitio de disposición actual y este nuevo sitio tiene espacio para más de setenta años. Esperemos que en setenta años estemos gestionando los residuos de otra manera”, resumió. En el mismo tono, el funcionario aseguró que el lugar “está a más de 13 kilómetros del aeropuerto y a más de 11 del aeródromo. Tenemos una conformación geográfica que hace que la disposición de las balas tenga un menor movimiento de suelo y tenemos tres accesos al sitio, de los cuales empezaremos a trabajar con uno, pero nuestra intención es mejorar el acceso más corto”.

Para finalizar, el concejal Caridi señaló que “una vez que se realice el traslado, se va a avanzar con las tareas de remediación de la planta, tal como plantea la justicia. Cerrar este lugar va a ser una solución para los vecinos que hoy viven en los alrededores”, puntualizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico