Encontraron videos de abusos a menores en el teléfono de un joven asesinado

El cuerpo de Agustín Mamaní fue hallado en agosto de 2023 y por el crimen detuvieron a su exnovio. Ahora, ante el grave descubrimiento surgido de las pericias telefónicas, abrieron una investigación paralela. El hecho ocurrió en Mendoza.

El 1 de agosto del año pasado Agustín Mamaní, de 22 años, fue encontrado asesinado a puñaladas en su casa, en la localidad mendocina de Luján de Cuyo. A diez meses del crimen y cuando el caso ya se encontraba próximo a ser elevado a juicio, el inesperado resultado de las pericias realizadas al teléfono celular de la víctima derivó en la apertura de una causa paralela.

Según detalló una fuente cercana a la investigación a diario El Sol, durante las pericias telefónicas encontraron fotos y videos de chicos abusados sexualmente que, sospechan, Mamaní recibía y compartía, por lo que ahora buscan identificar a través de las IP a los destinatarios de ese material.

La gravedad del hallazgo dio inicio a una instrucción paralela en la Secretaría Especializada en Delitos de Grooming por MASNNA (material de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes) y MESNNA (material de explotación sexual de niñas, niños y adolescentes).

El mismo medio indicó que desde el entorno del joven asesinado quieren evitar que trascienda el contenido encontrado en el celular de Mamaní y, con este objetivo, buscarán llegar a un juicio abreviado para cerrar rápidamente el caso.

EL CRIMEN DE MAMANI

El cuerpo de Agustín Mamaní fue encontrado por su hermana cuando volvía a su casa del barrio Unión y Fuerza. Estaba boca arriba en una de las habitaciones en medio de un charco de su propia sangre y a simple vista se advertían al menos 10 heridas de arma blanca.

Poco más de tres horas después, detuvieron por el crimen al exnovio de la víctima, Agustín Caparroz, cuando fue a atenderse al Hospital del Carmen por las heridas que presentaba, se cree, como resultado de un forcejeo con Mamaní.

La fiscal a cargo del caso, Claudia Alejandra Ríos, imputó al detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo” a raíz de la declaración de varios testigos, que señalaron que la víctima y el sospechoso habían sido pareja durante dos años. De hecho, la principal hipótesis apunta a que Caparroz asesinó a Mamaní porque no podía superar el fin de la relación.

Se trata del primer caso en la provincia que se usa tal calificación para un asesinato en una relación homosexual. De ser encontrado culpable, Caparroz será condenado a la única pena posible: prisión perpetua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico