"Estoy podrido de hacerme cargo de las cagadas que hace el gobernador"

Así lo expresó el intendente de Esquel, Sergio Ongarato, en un cruce con trabajadores de Salud que se manifestaron para exigirles respuestas, después de su participación el martes en Rawson en el encuentro con Mariano Arcioni.

El intendente de Esquel, visiblemente ofuscado, expresó que no puede hacerse cargo de los problemas que no resuelve la gestión provincial.

Lo que era una conversación moderada fue subiendo de tono y Ongarato se molestó por la forma en que le pedían información de la reunión con Arcioni. “Si el tema es una agresión hacia mí, señores no por favor”, les dijo a los trabajadores.

Puntualizó que los intendentes se tienen que hacer cargo muchas veces del “desmanejo que hay a otros niveles” y “damos la cara”.

Los empleados de la Salud, a través de la Dra. Lía Pérez Rienzi, insistieron en que si acompañaría un pedido de juicio político al gobernador Mariano Arcioni que impulsan los trabajadores del sector por “estar en parte generando este desastre”.

El mandatario municipal les contestó que por lo hablado con diputados en la Legislatura “no hay ánimo” para motorizar un juicio político.

“Por ahora no hay ni posibilidad que se pueda llegar a plantear el juicio político (a Arcioni)”, afirmó y aseguró que el pedido lo hizo llegar en Rawson. Un integrante de la movilización le recriminó a Ongarato por qué no inicia acciones legales en contra del gobernador “porque se están vulnerando todos los derechos de los trabajadores e infringiendo leyes”, mientras otra trabajadora de Salud se quejó porque no los atienden cuando van a realizar algún requerimiento básico en Desarrollo Social del municipio.

“Cállese la boca, hagan algo”, lo retó, acompañado de indignación “por la cantidad de docentes que golpearon en Comodoro Rivadavia”.

Pérez Rienzi manifestó al intendente que miente, y protestó en nombre de sus compañeros porque el diferimiento de los vencimientos de impuestos municipales, por el atraso en el pago de salarios por parte de la provincia sería por tres meses, y en el Concejo Deliberante les comunicaron que será sólo por un mes.

Sergio Ongarato se enojó y enfatizó “estoy podrido de hacerme cargo de las cagadas que hace el gobernador”, y les reclamó que “no me pongan al medio”, al tiempo que les advirtió- describe Jornada- que con los bombos en la puerta del municipio no puede trabajar.

Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico