Extraña muerte de estudiante universitario en Bariloche

Su cuerpo fue hallado a mediodía de ayer flotando a unos 100 metros de la costa acantilada del lago Nahuel Huapi, en inmediaciones del complejo turístico Villa Don Orione, situado a unos 15,5 kilómetros de la zona urbana de Bariloche. Emmanuel Pereyra, de 28 años, iba a comenzar al cursar el tercer año de la carrera de Comunicación Audiovisual en la sede Caleta Olivia de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral y había viajado con una delegación estudiantil a Río Negro.

Caleta Olivia (agencia)

El trágico deceso del estudiante oriundo de Caleta Olivia causó profunda consternación en toda la comunidad y de manera particular en la que conforma la Unidad Académica de la UNPA, cuyas autoridades decretaron ayer asueto para hoy y tres días de duelo.

Emmanuel integraba una delegación conformada por una veintena de estudiantes y dos profesoras, entre ellas la propia decana Eugenia San Pedro, que había arribado el domingo a Bariloche para visitar las sedes de la empresa INVAP (relacionada con proyectos de avanzada tecnología) y el Instituto Balseiro, como premio por el primer puesto obtenido a nivel nacional en la edición 2017 del Rally de Innovación Tecnológica.

El grupo universitario se alojó en el complejo turístico Villa Don Orione y el regreso estaba programado para el miércoles. Luego de compartir un desayuno, les quedó un tiempo libre para recoger sus pertenencias y dar un paseo por los alrededores ya que a las 11:30 debían abordar un vehículo que los llevaría hasta la terminal de micros para emprender a las 15 el retorno a Caleta Olivia en un micro de larga distancia.

Pero Emmanuel no regresó cuando se cumplió el plazo de retornar al complejo y su ausencia comenzó a generar preocupación. La decana y la licenciada Cecilia Flores tomaron la decisión de quedarse y autorizar al resto de la delegación a que iniciara el viaje de regreso.

Como el joven no retornaba, las coordinadoras del viaje decidieron denunciar su desaparición ante autoridades policiales, lo que motivó que se pusiera en marcha un operativo de búsqueda que involucró a personal de diferentes reparticiones, incluyendo a bomberos y efectivos de Prefectura Naval.

No había motivos que hicieran creer que pudo haber sufrido algún tipo de depresión psicológica ya que voceros de la UNPA comentaron a El Patagónico que estaba muy contento por disfrutar de ese viaje como premio al esfuerzo intelectual y al hecho de haber superado numerosos exámenes que lo promocionaron al tercer año de Comunicación Audiovisual.

Solo se sabe que sufría una leve discapacidad motriz en una de sus piernas, pero ello no le impedía caminar con regular normalidad.

LO ENCUENTRAN SIN VIDA

Luego de intensos rastrillajes, a mediodía de ayer se conoció la infausta noticia de su muerte. Los rescatistas divisaron su cuerpo flotando a unos 100 metros de la zona de acantilados del lago Nahuel Huapi, en cercanías del complejo turístico donde estuvo alojado.

El deceso fue confirmado a medios periodísticos de Bariloche por la representante de Ministerio Publico Fiscal, Betiana Cendón, quien informó que la víctima tenía entre sus ropas documentos que indicaban que se trataba de Emmauel.

La funcionaria manifestó que en principio la muerte se produjo por ahogamiento, aunque igualmente se iba a realizar una autopsia para determinar fehacientemente las causas. También hizo saber que durante los rastrillajes se había encontrado una zapatilla muy cerca del lugar donde se hospedaba la delegación caletense, lo que orientó a los investigadores hacia la zona del lago.

A la intensa búsqueda estuvieron afectados efectivos de la Policía de Río Negro, de la Prefectura Naval Argentina, de Bomberos y del Servicio de Prevención y Lucha Contra Incendios Forestales (SPLIF), quienes se internaron en los distintos senderos de la zona, algunos que terminan en el lago Nahuel Huapi.

El portal digital Bariloche Opina reportó que fue un integrante del SPLIF el primero en divisar el cuerpo en el agua, frente a una zona de acantilados, dando inmediato aviso a la Prefectura Naval.

Pudo saberse además que los grupos de búsqueda habían seguido el rastro indicado por los perros de la Policía de Río Negro, el cual llevaba hacia el lago que el cuerpo estaba desplazado a unos cien metros del punto marcado por los canes, posiblemente producto del viento y las olas.

Todo indicaría que el estudiante pudo haber perdido estabilidad cuando se acercó al acantilado, pero no está claro por qué perdió una de sus zapatillas metros antes de llegar a ese lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico