Ezequiel Arrúa fue declarado culpable por el homicidio de Paulo Olima

Por unanimidad el tribunal colegiado que encabeza el juicio oral y público por el homicidio de Paulo Olima, asesinado el 11 de diciembre de 2016 en barrio Laprida, declaró penalmente responsable del crimen a Ezequiel Arrúa, quien fue acusado de "homicidio simple". Mañana se conocerá la pena que deberá cumplir.

A menos de un mes de que se cumpla el primer aniversario de la muerte de Paulo Olima, el joven de 23 años que fue asesinado el 11 de diciembre de 2016 en barrio Laprida cuando en medio de una pelea fue apuñalado por Ezequiel Arrúa, ayer el único imputado del caso fue declarado penalmente responsable del crimen. Mañana se conocerá la pena que le impone el tribunal colegiado.

El tribunal de debate, conformado por los jueces Mariel Suárez, Jorge Odorisio y Raquel Tassello, en calidad de presidente, entendió que Arrúa fue el autor de la puñalada en el tórax, a la altura del corazón, que le terminó quitando la vida a Olima, y consideró que la aplicación jurídica a aplicar era la de “homicidio simple”, en calidad de autor.

Los magistrados descartaron así la figura de homicidio en riña, propuesta por el defensor Ricardo Amado, quien subrogó ayer al abogado Guillermo Iglesias. El fiscal general, Adrián Cabral, en tanto, representó al Ministerio Público Fiscal.

A lo largo del debate, la discusión se centró en la autoría del crimen, en virtud que en principio también fue investigado Carlos González, quien finalmente no fue imputado. Sin embargo, finalmente el tribunal consideró que Arrúa es el culpable.

En la audiencia los jueces también se refirieron a la prisión preventiva de Arrúa que fue establecida hasta la finalización del juicio, es decir hasta que concluya la audiencia de cesura que tendrá lugar mañana a las 9 en la Oficina Judicial.

MORIR EN LA PLAZA

Ese 11 de diciembre, Olima estaba junto a su hermano y otras personas en la plaza donde se encuentra la ermita de la Virgen del Valle, cuando comenzaron a recibir piedrazos de parte de otro grupo, en el cual se encontraba Arrúa.

Olima se cruzó a pelear con el ahora condenado, se trenzaron en lucha y luego dio dos pasos hacia atrás, se tomó el pecho y cayó al suelo. Sus amigos rápidamente lo subieron a un auto particular para llevarlo al hospital. El enfrentamiento que terminó con su vida duró solo 4 minutos, según una cámara de seguridad, y la pelea fue solo entre la víctima y Arrúa, se pudo reconstruir finalmente.

Tras el ataque el joven fue traslado rápidamente al Hospital Regional. Sin embargo, perdió la vida antes de llegar al nosocomio, donde le practicaron maniobras de resucitación. La autopsia determinó que murió por una herida punzocortante en el tórax izquierdo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico