Familiares de los genocidas marchan por primera vez a Plaza de Mayo

Nucleados en la agrupación "Historias desobedientes", hijas e hijos de represores se movilizan este 24 de marzo para conmemorar a las víctimas de la última dictadura militar.

El fallo de la Corte Suprema de Justicia que benefició al represor Luis Muiña con el 2x1 fue el catalizador para que, en medio de la marejada de críticas que despertó aquella escandalosa medida, se oyera por primera vez una voz hasta el momento acallada: la de los familiares de los genocidas.

Esa primera voz fue la de Mariana Dopazo, hija de uno de los represores más feroces con los que contó la dictadura militar para implantar el terrorismo de Estado: Miguel Osvaldo Etchecolatz.

El 10 de mayo del año pasado Mariana marchó. Fue una más entre las 500 mil personas que en Buenos Aires exigieron que los genocidas no puedan acceder al beneficio del 2x1. Lo hizo en silencio. Sin que ninguna de las personas que estaban a su lado supiera que había visto el horror en su faceta más desconocida, el de la cotidianeidad.

Pero este 24 de marzo, por primera vez desde la recuperación de la democracia, los hijos y nietos de los genocidas marcharán sin esconderse, lo harán encolumnados detrás de la agrupación "Historias desobedientes", en la que confluyen otra clase de víctimas que dejó el terrorismo de Estado: la de los portadores de pesadas historias ajenas y cuyos apellidos impiden dejar atrás.

No será la primera vez que marchen juntos: ya lo hicieron en junio del año pasado, en la movilización convocada por Ni Una Menos. Días después de marchar contra el 2x1, Mariana habló con Juan Manuel Mannarino, y de esa charla salió una nota publicada en la revista Anfibia, que a su vez disparó una serie de encuentros. Desde esas primeras reuniones fueron ganando y perdiendo integrantes, pero la constante fue el predominio de las mujeres en el grupo.

Desde ese espacio rechazaron cada una de las decisiones judiciales que en los últimos dos años otorgaron el beneficio de la prisión domiciliaria a los genocidas.

Desde allí también reclaman modificar el Código Procesal Penal que les impide denunciar o declarar en contra de un familiar directo. Para ello elaboraron un proyecto de ley que presentaron en el Congreso para que remuevan estos impedimentos cuando se trate de delitos de lesa humanidad, de modo que se habilite a los familiares de los genocidas a poder denunciarlos o declarar en su contra de forma voluntaria cuando quieran dar su testimonio.

Este 24 de marzo, por primera vez como agrupación, pero también por primera vez para muchos de ellos, marcharán junto a los miles y miles de argentinos que año a año ratifican su compromiso con la memoria, la verdad y la justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico