Fue absuelto el comisario acusado de homicidio culposo

Gustavo Gerez murió en la Seccional 1° de Caleta Olivia el 18 de septiembre de 2016. Sobre su muerte se dijo que tuvo convulsiones y murió ahogado en su propio vomito. Por este hecho, fue imputado el subcomisario que tenía a cargo la dependencia sin embargo hoy fue absuelto. La familia de Gerez insiste con la hipótesis de abuso policial.

Este martes se conoció la sentencia por parte del Tribunal en lo Criminal de Caleta Olivia por el caso de la muerte de Gustavo Gerez, el pasado 18 de septiembre del 2016. El único imputado, el Subcomisario Méndez fue absuelto por el cargo de homicidio culposo.

Luego de dos semanas de juicio oral y público, el Tribunal en lo Criminal de Caleta Olivia resolvió absolver al único imputado por la causa, el subcomisario Alberto Méndez Miranda, encargado del operativo de esa noche.

La querella había pedido 20 años de prisión para el imputado, además del procesamiento de los cuatro efectivos policiales (Vande, Guzman, Aguilar y Bayón) que participaron de la custodia de la víctima luego de la detención.

Uno de los puntos claves para entender el veredicto final, tiene que ver con que todos los peritos médicos coincidieron en que no hubo hemorragias, ni lesiones internas o fracturas que fueran capaces de provocarle la muerte a Gerez.

Previo a conocer la sentencia por parte del Tribunal, Sandra Gerez, miembro de la querella y hermana de Gustavo explicó: “si no sale como esperamos estamos dispuestos a apelar. Esta causa no fue en contra del policía, sino en contra de la fuerza, para que se vea las fallas que tienen. Mi hermano no va a volver, pero queremos que esto sea un precedente y deje una enseñanza para las personas a la que les corresponde”.

EL CASO

Gustavo Geréz Bravo, de 29 años, fue detenido alrededor de las 6 del 18 de septiembre de 2016 en una calle de barrio 26 de Junio por una comisión del Comando Radioeléctrico al mando del subcomisario Méndez, quien iba en un patrullero acompañado por los suboficiales Victor Quispe, Cristian Allende y Vanina Vidal.

Observaron que estaba con su torso desnudo, con sus pantalones bajo y alterado. Cuando Méndez se le acercó (de acuerdo a lo que quedó sentado en la instrucción de la causa), el joven les profirió fuertes epítetos, les dijo que era el demonio e incluso le lanzó una trompada al oficial pero este la esquivó, tras lo cual lo esposaron y lo trasladaron a la Comisaría Primera.

Los policías dijeron que lo hicieron ingresar caminando, pero que como no se dejaba levantar los pantalones hubo un momento en que pudo haber sido arrastrado, mientras que otros testigos que estaban en la sala guardia aseguran que lo arrastraron todo el tiempo ya que le vieron la espalda y la cola. Por esta confusa circunstancia ayer hubo un careo entre dos policías de ese operativo y dos mujeres que estaban en la comisaría por otras circunstancias.

Incluso había otro detenido que dijo haber escuchado que le víctima gritaba, pero como a él lo tenían arrodillado y contra la pared no podía visualizar lo que pasaba y además se trataba de un individuo que se hallaba ebrio.

Presuntamente Geréz se habría autoflagelado golpeando su rostro contra el piso y quedó desfigurado, pero su hermana Sandra asegura que varios policías que estaban en la dependencia fueron responsables de propinarle una paliza que motivó su deceso, algo que los querellantes procuraron probar en el juicio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico