Fue a enterrar a su madre y el cementerio estaba con candado

El hecho se registró en el marco del último adiós a María Sayanovich, una histórica vecina de Lago Puelo. Su hijo también apuntó contra Seros por no cubrir los gastos del sepelio.

El conocido vecino de Lago Puelo y también presidente de la Cámara de Comercio local, Alejandro Rechene, fue protagonista de un lamentable hecho durante el último adiós a su madre, María Sayanovich, quien falleció hace una semana en la Comarca Andina.

Concretamente, lo que sucedió fue que el jueves 6 de este mes, cuando fue a enterrar féretro de la histórica María Sayanovich, se encontró con las puertas del cementerio cerradas con candado.

Tras el lastimoso acontecimiento, Rechene dialogó con Radio 3 y sostuvo que “uno elige quedarse con los recuerdos gratos” de Maruca, pese a que “el último viaje de su cuerpo hacia la morada definitiva ha tenido una condición que se escapa de la realidad”.

“Tenemos un cementerio que, además de estar desatendido, tiene horarios de atención al público como si fuera una oficina, el cual es de lunes a viernes de 8 a 14. Esto es criticable y cuestionable, aunque puede haber explicaciones del lado del municipio”, manifestó.

Recordó asimismo que el hecho “ocurrió el jueves de la semana pasada a las 10, en un horario en el que teóricamente el cementerio está abierto y pese a que ya había hablado un día antes con la persona que estaba en la oficina”.

“Ante ello esperamos unos minutos afuera pero no apareció nadie. Envié un mensaje al grupo de WhatsApp que tiene el Comité de Emergencia (COEM), dentro del cual se encuentran todas las autoridades del Municipio, incluido el intendente (Augusto Sánchez), y los concejales. Pasaron los minutos y nadie contestó nada”, lamentó en referencia al día previo al fin de semana feriado extra largo.

“El intendente comenzó a escribir un mensaje que borró, nunca llegué a ver qué era lo que decía. Lo insté a que me conteste y le dije: ‘por favor intendente, tenga la decencia de darme al menos una respuesta a todo esto’. Jamás respondió nada”, cuestionó Rechene.

Ante la falta de respuestas, “tuvimos que entrar -al cementerio- por una pasadizo que es peatonal en el cual no puede entrar una persona con dificultades para caminar”.

“Cuando nosotros nos estábamos retirando apareció una persona y abrió el portón. Luego se retiró”, precisó.

NADIE SE HIZO CARGO

Al consultarle a Alejandro si alguna autoridad del municipio le dio explicaciones sobre lo ocurrido, sostuvo que “la respuesta era en ese momento. Hoy si hay una explicación es tardísimo”.

“Creo que el gabinete que tiene Lago Puelo está vencido. Considero que no son personas que estén en condiciones humanas de estar a cargo del destino de un pueblo”, criticó.

“Hablan de violencia de género y dejaron a una mujer muerta en la puerta del cementerio. Es indignante y enojoso, nos entristece y hoy por hoy es asco la sensación hacia todo este gabinete que debería renunciar e irse de este pueblo”, expresó.

Tras el doloroso momento que les tocó vivir, a los familiares de Maruca se les presentó otro inconveniente: “nos enteramos que la obra social se hace eco de una ley del 2015 aproximadamente, la cual indica que después de los 86 años no corre más el seguro de vida”.

“Es insólito que los afiliados de una obra social, que es del Estado y que debería estar al servicio de la sociedad, se queden a último momento de su vida sin tranquilidad de que el día que no estén sus familiares van a tener que afrontar gastos que son gigantescos”, añadió.

“El seguro de la obra social cubre 5.400 pesos para sepelios. Hoy el sepelio y la cremación valen 290 mil pesos. Sin embargo, fueron rapidísimos para quedarse con el último salario de mi madre. Esto no es una historia que solo me corresponde a mí, sino que a todos los empleados públicos”, apuntó.

Sostuvo además que “cuando uno más necesita de ese apoyo económico para solventar todos estos gastos en medio del dolor, la Provincia los retiene y no es nada fácil recuperarlos”.

“Es angustiante no obtener respuestas, como tampoco las obtuve del gobernador (Mariano) Arcioni cuando le comenté lo de la obra social y me clavó el visto, Me pregunto ‘¿ante qué autoridades estamos y de qué se están ocupando?’”, expuso Alejandro.

Sobre el final de la charla, el vecino aseveró que “mi madre con sus manos y sus recursos hizo historia durante décadas, y pese a ello la única respuesta que tiene el Estado Provincial y Municipal es cerrarle la puerta del cementerio en el último momento de estadía en la tierra”.

“El recuerdo a la Maruca va a estar vigente para siempre, más allá de estas pobres personas que están a cargo del Gobierno, las cuales se tendrán que encontrarse con la justicia divina cuando les toque”, sentenció Rechene.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico