Gerardo Ferreyra dijo que Macri lo presionó para darle las obras de las represas a Nicolás Caputo

El dueño de Electroingeniería, Gerardo Ferreyra, aseguró que durante la gestión de Mauricio Macri el Gobierno nacional lo presionó para que entregara su parte del contrato a la constructora de Nicolás Caputo, amigo del expresidente desde el colegio y primer vicepresidente del partido PRO.

En declaraciones periodísticas al portal Letra P, el empresario argentino contó que cuando estuvo detenido el fiscal Carlos Stornelli le ofreció liberarlo a cambio de que se “arrepienta” de haber colaborado con Néstor Kirchner y Cristina Fernández en supuestos delitos vinculados a la obra pública.

También dijo que el exembajador de China Diego Guelar y el ex ministro de Energía, Juan José Aranguren, lo presionaron para que cediera su participación en la UTE que tiene la obra más importante del país, las represas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz: Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.

De Stornelli dijo que lo recibió junto con su mujer, su hijo y su abogado. “Me dejaron hablar con ellos una media hora. Luego vino y me dijo: ‘pasemos a mi despacho, así te comento cómo son las reglas de juego’. Entramos solos y me dijo: ‘si vos te arrepentís de haber colaborado con estos ‘mugrientos’, señalando hacia la Casa Rosada, te vas en libertad con tu familia, que te está esperando. Si no lo hacés, te vas a la cárcel“.

CON EL NO PUDIERON

Pero Ferreyra nunca aceptó acogerse al régimen de “imputado colaborador” y quedó detenido. Ahora espera el juicio oral junto a la vicepresidenta y Julio De Vido, exministro de Planificación.

Sobre las presiones a Electroingeniería y la relación con China y Estados Unidos, Ferreyra recordó en la citada entrevista que uno de los primeros actos de gobierno de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada fue una audiencia con Kristine McDivitt, viuda Douglas Tompkins, el millonario ambientalista estadounidense que creó la Fundación Tompkins Conservation y su rama local Fundación Flora y Fauna.

“Le dijo que va a parar las obras de las represas” con la excusa de un fallo de la Corte que había frenado las obras por un amparo ambiental.

“Aranguren me dijo a mí, en una de las seis rondas de negociaciones que tuvimos: ‘Ferreyra, usted tenga en cuenta que yo recibí un llamado del Presidente diciendo que hay que parar el proyecto y reorientar el crédito de China‘”, contó el empresario.

No fue todo. Según Ferreyra, antes de ese enero de 2016, el exembajador Diego Guelar “les planteó a las autoridades de la corporación Gezhouba en China que tenían que cambiar de socio porque Electroingeniería no estaba bien vista. Y que el nuevo socio debía ser la constructora de Caputo“.

“Los chinos vinieron a la Argentina y nos plantearon que tenía que entrar otro socio. Nosotros les planteamos que eso era legalmente imposible porque ya habían transcurrido más de dos años de vigencia del contrato y que eso no estaba permitido. Entonces ellos nos terminaron reconociendo que el embajador Guelar les había recomendado que, para seguir con las obras, tenía que entrar Caputo”.

“La paralización real de las obras se dio al no autorizar ningún trabajo más desde diciembre de 2015. Recién se retomaron los trabajos cuando nos vimos obligado a ceder parte de nuestra participación a Gezhouba y se reformuló el contrato original bajando la potencia de las usinas”, expresó el titular de Electroingeniería.

No fueron los únicos aprietes sobre la empresa. También denunció que fue obligado a vender las acciones de Transener luego de que el gobierno de Macri les frenara los contratos que tenían con empresas chinas para la construcción de la central térmica Manuel Belgrano II, el Río Subterráneo de AySA y las líneas eléctricas en alta tensión entre Yaciretá y Chaco y las que conectan la costa atlántica con el sur de la provincia de Buenos Aires.

“Con eso nos asfixió económicamente. A partir de marzo de 2016, empezamos a vender activos para pagar sueldos. Así fue como nos desprendimos de proyectos inmobiliarios, instalaciones, concesiones y equipos de trabajo y de ingeniería. Como no alcanzaba, tuvimos que poner en venta las acciones de Transener que habíamos comprado en sociedad con la ex Enarsa”, narró.

Cuando vendieron su parte a Enarsa, Aranguren autorizó un fuerte aumento tarifario para Transener y su valor se multiplicó por tres.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico