Hablo Salvio: "ni vi si se cayó o lesionó; solo quería irme"

El futbolista de Boca habló a través de unos mensajes de texto con Luli Fernández.

Eduardo Salvio, una de las principales figuras del plantel de Boca Juniors y que lleva el número 10 en su espalda, quedó envuelto en un escándalo policial tras ser denunciado por su esposa, Magalí Aravena, quien aseguró que fue atropellada por el deportista.

El futbolista, que ayer fue suplente ante Godoy Cruz (no ingresó) y que fue “preservado” ante Lanús justamente por este suceso, decidió romper el silencio mediante un cruce de mensajes con Luli Fernández, panelista de Socios del Espectáculo, programa que se emite por El Trece.

“¿Me preguntás cómo me siento? Me siento mal con lo que pasó, yo no busqué el hecho, solo quería irme y no tener contacto. Ni vi si se cayó o lesionó agarrada a la manija mientras me marchaba con el auto andando”, esgrimió el Toto al ser consultado sobre cómo estaba transitando este momento.

El futbolista con pasos por Atlético de Madrid y Benfica enfrenta una causa bajo la carátula de “lesiones en contexto de violencia de género”, cuya investigación está en una Fiscalía Especializada en Violencia de Género.

“Hoy quiero superar este momento, que se aclare, concentrarme en mis hijos y trabajo en Boca. Solucionar este problema y que vivamos en paz y cordialmente”, le escribió a Luli Fernández, quien además es la pareja de Cristian Cúneo Libarona, hermano de Mariano Cúneo Libarona, abogado del ‘10′ del Xeneize.

Según pudo saber Infobae, el Toto, en su declaración, sostuvo que Aravena lo venía amenazando y no aceptaba la separación, que se produjo hace 10 días. Y que las hostilidades recrudecieron con la nueva relación con Sol Sheckler. El ex Lanús señaló que el hecho se inició a partir de la publicación en redes sociales de una foto del asado que estaba compartiendo con la mencionada mujer, amigos y familiares. El hecho continuó con la aparición de Aravena en el lugar, de madrugada, cuando estaba saliendo del auto para llevar a una de las presentes a su casa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico