Hace un mes que no tiene agua potable

Carlos Broca es el portero de la Escuela 209 y vive en la casa lindera al establecimiento. Hace un mes se rompió el caño que alimenta el tranque de agua de la institución y se cortó el suministro. Desde entonces, su familia debe usar una canilla del patio para poder cocinar, limpiar y bañarse.

Un caño que alimenta el tanque de agua de la Escuela 209 se rompió el 19 de diciembre. A partir de esa fecha, la institución del barrio San Cayetano no cuenta con el suministro como tampoco la vivienda que habitan Carlos Broca y su familia.

Carlos es el portero casero del establecimiento hace 23 años y pide a las autoridades que le brinden una solución porque hace casi un mes que debe usar la canilla del patio para cocinar, limpiar y bañarse. “Afuera del Jardín que está lindante a la casa hay una canilla donde se riegan las plantas y árboles. Hace un mes que tengo que poner una manguera para lavar los platos, para calentar agua y poder bañarme. Todo lo que está pasando lo denunciamos, pero nadie nos escucha”, denunció.

El trabajador habló con las autoridades de la institución y elevaron cartas a Supervisión de Escuelas y al Ministerio de Educación de Chubut. La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) también hizo lo mismo y llamó a diferentes funcionarios de la administración de Mariano Arcioni, pero nadie se hizo cargo de la situación.

“Vinieron varias personas a ver el problema. El 21 de diciembre vino una cooperativa y dijeron que no lo iban a cambiar. Vinieron otros muchachos y dijeron que iban a tomar fotos, pero nunca más aparecieron. Vino un ingeniero y habló con la directora y le dijeron que estaban haciendo todo lo posible para arreglarlo. Pero nadie se hace cargo”, cuestionó.

La falta de respuesta genera repudio en la comunidad educativa de la Escuela 209. Es que la rotura, según detalló el trabajador, no es muy grande y se puede solucionar rápidamente. “Que alguien se ponga las pilas y trate de arreglar ese caño que son 50 centímetros. No es más que eso. Es un caño de una pulgada y no hay que hacer una instalación completa. Tengo hijos y nietos con una casa sin agua. Es una situación que desborda a cualquier persona. A quien le corresponde, le pido que haga las cosas como tienen que ser”, criticó Carlos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico