Hernández y Uranga fueron declarados culpables por el crimen del ingeniero

Hoy se confirmó la declaración de responsabilidad para Lautaro Hernández y Enzo Uranga por el crimen del joven ingeniero Jhon Blas Gutierrez ocurrido el 20 de enero de 2017. El lunes se conocerá el monto de la pena que deberán cumplir, la Fiscalía pide entre 17 y 20 años de prisión para ellos.

Este mediodía se conoció el veredicto de los jueces en términos de declaración de responsabilidad penal para Lautaro Hernández y Enzo Uranga, ambos fueron declarados que culpables del delito de homicidio en ocasión de robo.

Coincidió el fallo con el planteo realizado en los alegatos por la Fiscalía, representada por la doctora Camila Banfi quien indicó que el 20 de enero alrededores de las 20 horas dentro de la Tienda Rodrigo, los acusados actuaron como clientes comunes, se probaron ropa y calzado, y una vez con las prendas se dirigieron a la caja donde estaban el propietario del local, su esposa y su hijo John. Uranga extrajo un arma de fuego diciendo “esto es un asalto” exigiendo la entrega de “toda la plata”. La mujer – madre de Jhon Blas - le dijo que no tenían dinero y el imputado disparó al dueño del local en el muslo izquierdo y a Jhon en el pecho. Inmediatamente Uranga y Hernández escaparon con las prendas robadas.

Pese a que fue Uranga quien disparó el tribunal consideró que él y Hernández son coautores del delito por lo cual les cabe la misma responsabilidad.

Frente a este panorama la Fiscalía tiene expectativa que el próximo lunes a las 13 horas en la audiencia de cesura de pena reciban una condena ejemplar. “No puede valer la vida de una persona una campera de lona ni ningún otro elemento robado”, indicó Banfi y señaló “que se espera para ambos tal vez con diverso criterio por los atenuantes una pena de entre 17 a 20 años de prisión”, dijo en Radio Del Mar.

En cuanto, a la familia de Jhon Blas, la fiscal comentó que fueron notificados del avance del juicio y su madre se ha manifestado conforme “era el cierre de esta etapa lo que estaban necesitando para poder iniciar un duelo. Recordemos que la vida de Blas siempre fue muy ordenada con sus estudios y su trabajo y lo que pasó en esta familia fue un quiebre irreparable de un día para otro”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico