Hoy se conocerá si habrá condenados por el homicidio del ingeniero Blas

El juicio por el homicidio en ocasión de robo del ingeniero boliviano Jhon Blas Gutiérrez se definirá hoy cuando el tribunal informe si declarará la responsabilidad penal de los acusados, Enzo Uranga y Lautaro Hernández, como lo reclamó ayer la Fiscalía en los alegatos. Los defensores coincidieron en el pedido de absolución. El veredicto se dará a conocer al mediodía.

Los testigos que ofreció el defensor Mauro Fontéñez, quien asistió a Lautaro Hernández, terminaron con la introducción de la prueba testimonial y tras la lectura de toda la prueba documental ofrecida durante la audiencia preliminar, el tribunal presidido por Mariel Suárez e integrado por Martín Cosmaro y Mariano Nicosia, dictó un breve cuarto intermedio al que le siguieron los alegatos de las partes.

En principio, la fiscal general Camila Banfi pidió la absolución de los acusados respecto al primero de los delitos, el cual tuvo lugar el 20 de enero alrededor de las 18, en un negocio de calle Campoy al 2600. Al lugar ingresaron dos individuos tras patear una puerta y una vez en el interior tomaron dos botellas de Dr Lemon y escaparon. La propietaria alcanzó a verlos cuando se iban y observó que uno de ellos llevaba un arma en la cintura.

No obstante, la acusadora pública solicitó que Uranga y Hernández sean declarados coautores del delito de homicidio en ocasión de robo por el incidente que tuvo como víctima Jhon Blas Gutiérrez, ocurrido cerca de las 20 del 20 de enero en la “Tienda Rodrigo”.

Según la imputación de la Fiscalía, los acusados actuaron como clientes comunes, se probaron ropa y calzado, y una vez con las prendas se dirigieron a la caja donde estaban el propietario del local, su esposa y su hijo John.

Según la fiscal, Uranga –quien es asistido en el juicio por las defensoras públicas, Lucía Pettinari y María de los Angeles Garro- extrajo el arma de fuego diciendo “esto es un asalto” exigiendo la entrega de “toda la plata”. La mujer le dijo que no tenían dinero y el imputado disparó al dueño del local en el muslo izquierdo y a Jhon en el pecho. Inmediatamente Uranga y Hernández escaparon con las prendas robadas.

A su turno, la defensora pública reclamó la absolución de su asistido afirmando que prevalece la duda y la Fiscalía no logró acreditar ni la materialidad del hecho, ni la autoría.

En tanto que el defensor de Hernández dijo que la parte acusadora no pudo acreditar, con la prueba ventilada en el debate, su teoría inicial y destacó la declaración de los padres de la víctima, quienes señalaron que Hernández se mostró como un cliente, que el dermonitrotest –prueba de pólvora en sus manos- arrojó resultado negativo, al igual que el allanamiento, por lo que solicitó su absolución.

Tras escuchar los alegatos el tribunal pasó a deliberar y convocó a las partes para hoy al mediodía, ocasión en la que dará a conocer si habrá condena y cuál será la calificación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico