Hoy terminará de incorporarse la prueba en el juicio por el homicidio del ingeniero Blas

Los testigos que fueron ofrecidos por el Ministerio Público Fiscal, en el juicio que se sigue contra Enzo Uranga y Lautaro Hernández por el homicidio del ingeniero boliviano Jhon Blas Gutiérrez, terminaron de declarar ayer y para hoy se espera concluir con la incorporación de la prueba de la defensa y la documental. La pretensión punitiva es de 20 años por homicidio en ocasión de robo.

Los últimos seis testigos que fueron ofrecidos por la fiscal general, Camila Banfi, prestaron declaración ayer, desde las 8:30, en la Oficina Judicial, en el marco del juicio oral y público que se sigue por el homicidio en ocasión de robo de Jhon Blas Gutiérrez y por el cual fueron acusados, como coautores, Enzo Uranga y Lautaro Hernández.De esa manera, la parte acusadora introdujo la prueba pericial y hoy, después de la declaración que realicen los testigos ofrecidos por el abogado Mauro Fonteñez -que asiste a Hernández- se dará lectura a la prueba documental que fue ofrecida en ocasión de realizarse la audiencia preliminar.Hay que recordar que en la primera jornada --ante el tribunal que preside la juez penal, Mariel Suárez, y se completa con la vocalía de Martín Cosmaro y Marino Nicosia-- declararon 11 testigos, entre ellos los padres, la tía y la pareja de ésta. Fue la tía quien le dijo a la policía que los autores habían sido “Uranga y el hijo del panadero”, en referencia a Hernández. Tal como viene informando en exclusiva El Patagónico, el hecho ocurrió el 20 de enero de este año, cuando ambos acusados cometieron un primer robo alrededor de las 18 en un negocio de la calle César Campoy al 2.600. Al lugar ingresaron pateando una puerta y una vez en el interior tomaron dos botellas de Dr. Lemon y escaparon. La propietaria alcanzó a verlos cuando se iban, observando que uno de ellos llevaba un arma en la cintura.Dos horas después, las mismas personas entraron a “Tienda Rodrigo”, distante a escasos metros. Actuaron como clientes comunes, se probaron ropa y calzado y una vez con las prendas elegidas se dirigieron a la caja donde estaban el propietario del local, su esposa y su hijo Jhon. Uranga –quien es asistido en el juicio por las defensoras públicas Lucía Pettinari y María de los Ángeles Garro-- extrajo el arma de fuego diciendo “esto es un asalto” y exigiendo la entrega de “toda la plata”. La mujer le dijo que no tenían dinero y el imputado disparó al dueño del local en el muslo izquierdo y a Jhon en el pecho. Inmediatamente Uranga y Hernández huyeron con las prendas robadas. Los heridos fueron trasladados al Hospital Regional y allí falleció el menor de los Blas, por lo que el hecho se calificó como “homicidio en ocasión de robo, en concurso ideal con robo agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con robo simple”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico