Injertan con éxito una nariz en el antebrazo de una paciente para que tenga olfato

Una mujer con cáncer en la piel se sometió a una inusual intervención quirúrgica luego de perder su nariz por completo. La paciente convivió con el órgano del olfato en su antebrazo.

En una particular intervención quirúrgica para una reconstrucción facial, el equipo de especialistas del Hospital Universitario de Toulouse realizó una prueba exitosa injertando una nariz en el antebrazo de una mujer, quien por causa de un cáncer en la cavidad nasal perdió completamente su órgano del olfato.

El exclusivo trasplante deja en evidencia el avance científico, aunque también existen diversas ocasiones que, durante el procedimiento de esta índole, un órgano sea rechazado. Asimismo, existen casos quirúrgicos como parches cutáneos para tapar un área no visible y que generalmente quedan tapados por la indumentaria.

Sin embargo, a principios de este año, los especialistas franceses utilizaron un particular método que consistió en la creación de un órgano con biomateriales, es decir, ideado con un material capaz de restablecer la función del miembro original dañado. Para esta oportunidad, se imprimió una nariz 3D idéntica a como la paciente la tenía.

Para contextualizar el suceso, la mujer perdió completamente su nariz y parte del paladar por causa de carcinoma de células, lo que comúnmente se denomina cáncer en la piel. La víctima convivió con esta trágica afección durante cuatro años, y para evitar estar a cara descubierta, se sometió a diversos injertos sin éxito.

Sin embargo, un revolucionario tratamiento le cambiaría su vida de manera sorprendente: Los médicos franceses analizaron su situación y le aconsejaron tomar la iniciativa de someterse a un trasplante con biomateriales, pero que debería convivir con una nariz en su antebrazo.

La etapa principal se fundamentó en adaptar la impresión 3D de yeso, idéntica a como era originalmente su órgano principal, en el miembro superior del brazo izquierdo, con una fase de adaptación con injertos de piel para concretar con el paso de "revascularización" y que irradie la sangre en la zona.

En ese sentido, el procedimiento fue avanzando exitosamente con la adaptación de tejido y vasos sanguíneos en la zona del antebrazo, ya que según detallaron los médicos, la mujer "llevaba desde 2013 sin moverse de su casa a causa del grandísimo complejo que tenía", sumado a los intentos fallidos de injertos anteriores.

El tratamiento de la colocación de la nariz en su antebrazo abarcó los períodos entre julio y septiembre, para luego traspasarlo en su correcta posición. Los cirujanos, que estuvieron cerca de la paciente durante el tratamiento, contaron que la mujer permaneció durante diez días hospitalizada y tomando antibióticos por tres semanas, habiendo cumplido exitosamente el proceso.

Fuente: cronica.com.ar

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico