Investigan el círculo íntimo de Fretes para lograr capturarlo

La Brigada de Investigaciones continúa con las averiguaciones para detener a Héctor "Topo" Fretes, sospechado de haber asesinado de dos tiros a Luis Miguel Curiqueo durante la madrugada del viernes en el interior del pub Draw de la calle Güemes. Confirmaron que el presunto homicida y la víctima se conocían.

A tres días del homicidio de Luis Miguel Curiqueo (33), la división de investigaciones de la Policía de Comodoro Rivadavia continúa con la búsqueda de Héctor Martín Fretes. Tiene pedido de captura y no lograron hallarlo en un allanamiento a su domicilio ni en los lugares que suele frecuentar.

Por esa razón, personal de la Brigada está centrando sus averiguaciones en el círculo íntimo del sospechoso para tratar de encontrar pistas que conduzcan a dar con su paradero.
De acuerdo a la información a la que accedió El Patagónico, Fretes era amigo de la víctima y se desconoce el motivo que derivó en el ataque armado.

El homicidio de Curiqueo ocurrió durante la madrugada del viernes. El presunto asesino acompañado de dos amigos se encontró con él en el pub que funciona sobre la calle Güemes casi San Martín, en el ingreso norte al casco céntrico.

Esa madrugada había unos nueve clientes que quedaron perplejos ante el ataque armado que se registró en el interior del salón de pool.

De acuerdo a los testimonios recolectados por la policía, se presume que Fretes discutió con Curiqueo y luego se dirigió a su Peugeot Partner en busca de un arma de fuego. Una vez que regresó al local nocturno se posicionó a unos tres metros de distancia y le efectuó dos disparos a la altura del pecho.

La víctima atinó a correr hacia el exterior y cayó malherido a los pocos metros, en cercanías de la Seccional Primera. Falleció en el Hospital Regional, donde había sido trasladado por la policía.

Durante los allanamientos efectuados durante la tarde del viernes en procura de detener a Fretes, no fue hallado en su domicilio de Kilómetro 5, donde sí se secuestró la Peugeot Partner.

La Justicia ordenó su captura en cualquier sitio en el que sea encontrado. El prófugo tiene 31 años y los investigadores presumen que escapó junto a su novia y un bebé de corta edad. Estiman que ya no se encontraría en esta ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico