La acusada por la muerte de su beba afirmó que no es una asesina y que quería tenerla

En el marco de la audiencia preliminar que se llevó a cabo contra Andrea Ruíz, se resolvió elevar a juicio oral y público la causa que la tiene como acusada por el delito de homicidio agravado por el vínculo, calificación para la que se tendrá en cuenta el último párrafo del artículo 80 del Código Penal, por el contexto de violencia en el que vivía la imputada. La mujer esperará el debate en libertad con presentaciones semanales ante la Justicia. Fue procesada porque en diciembre de 2018 dio a luz a su beba en el baño de la casa donde trabajaba como personal doméstico y la autopsia determinó que la criatura nació con vida.

La audiencia preliminar a la que fue sometida Andrea Ruíz (40) se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por el juez penal, Mariano Nicosia. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal general, Cecilia Codina, mientras que la acusada fue asistida por el abogado particular, Mauro Fontéñez.

En ese contexto la fiscal solicitó al juez que la causa sea elevada a juicio oral y público con la calificación jurídica de homicidio agravado por el vínculo, aportándole el material probatorio que será presentado en el debate a través de testimonios y documental reunida en el tiempo de investigación preparatoria.

La contestación escrita que el abogado defensor realizó respecto de la acusación, sostuvo que la fiscal no pudo acreditar la existencia del dolo que se requiere para la figura jurídica escogida y solicitó el sobreseimiento, postura que sostuvo ayer en la audiencia.

De todas maneras, el juez indicó que si bien existe bastante evidencia, en esta instancia no se puede acreditar que Ruíz haya tenido intención de matar a la bebé, aunque sí coincidió que quedó acreditado el contexto de violencia en el que la mujer vivía y teniendo en cuenta ello elevó la causa a juicio aplicando el último párrafo del artículo 80, inciso 1 del Código Penal, es decir las “circunstancias extraordinarias de atenuación”, algo que al momento de tener que dictar una pena podrá ubicar a la misma en un rango que va de los 8 a los 25 años. Sin ello, la calificación escogida por la Fiscalía tiene como única pena la prisión perpetua.

VICTIMA DE VIOLENCIA

La acusada ayer accedió a declarar por primera vez. En su testimonio aseguró que no es una asesina y que quería tener a su bebé, aunque no recuerda lo que pasó ese día. También narró detalles del contexto de violencia en el que vivía con el padre de sus hijos, a quien calificó como una persona celosa, violenta y de la cual dependía en forma económica.

A su turno, la defensa solicitó que Ruíz quede en libertad al considerar que no se avizoran peligros procesales.

En consecuencia el juez determinó su libertad con presentaciones semanales ante la Justicia por el término de seis meses o hasta la culminación del juicio oral y público.

La mujer fue imputada porque dio a luz a su bebé en el baño de la casa donde trabajaba como personal doméstico y la autopsia determinó que la criatura nació con vida.

El cuerpo fue hallado en el interior de una bolsa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico