La bala que mató a Jurado le entró por el hombro y salió por la espalda

En el marco del juicio oral y público que se sigue contra Diego Aguirre y su cuñado Mauricio Fleitas, ambos acusados por el homicidio del empresario de la carne, Orlando Jurado, se conoció ayer que para el crimen se utilizó una única arma calibre 11.25. La policía científica encontró tres proyectiles en inmediaciones de la escena del crimen, entre ellos el plomo que entró y salió del cuerpo de la víctima. En la morgue, en tanto, a Jurado le encontraron un recibo por el pago de un arma de fuego, además de dinero y un remito.

El tribunal que preside Gladys Olavarría y se completa con Mariel Suárez y Mónica García, le tomó testimonio ayer a los 7 testigos policiales que ofreció la fiscal general Camila Banfi, quien junto a la hija de la víctima, Karina Jurado, conforman la parte acusadora pública y privada, respectivamente.

Los acusados, en tanto, fueron asistidos por las defensoras públicas Viviana Barillari y María Cristina Sadino, en el caso de Mauricio Fleitas, mientras que Alicia Dramesino hizo lo propio con Diego Aguirre.

LAS PERICIAS

Los datos más relevantes de la cuarta jornada de debate surgieron de las pericias: mecánica, escopométrica y balística, sobre las cuales se llevó a cabo una extensa exposición que incluyó la proyección de diapositivas en la sala de debate de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.

El subcomisario Cristian Cayún estuvo a cargo de esa tarea y recordó que se presentó en Cayelli 546 a las 00:44 del sábado 11 de febrero del año pasado, tras ser convocado por el personal de la Seccional Tercera, que ya intervenía desde las 23:15 del día anterior, cuando se produjo el asesinato.

El perito describió el escenario hallado y las posibles formas de ingresar a la vivienda para cometer el homicidio. Una de ellas, la más convincente, fue por el frente de la morada. Allí, como evidencia de la huída quedaron varios rastros: el desplazamiento de una barra horizontal del portón de ingreso que habrían pisado para trepar hacia un pilar; el desprendimiento de un barrote superior del mismo portón y dos manchas de sangre, una de ellas dejada por un calzado.

En los allanamientos que se realizaron se secuestraron zapatillas y en el cotejo con las huellas se encontraron coincidencias con la marca mencionada. En tanto que sobre el umbral de la puerta de la vivienda se encontró otra pisada bien definida, aunque en ese caso la huella se correspondió con el calzado de la víctima.

PROYECTILES

En cuanto a los proyectiles que se levantaron en la inspección ocular se supo que todos se correspondieron con el calibre 11.25. En el brazo del sillón del living, sitio en el que se produjo la egresión, se encontró el plomo que ingresó por el hombro izquierdo de Orlando Jurado y salió por la zona lumbar, llevando un recorrido descendente y de izquierda a derecha. Ese disparo mortal se produjo a quemarropa, a una distancia de entre 3 y 5 centímetros, según surgió del informe de la autopsia.

Los demás proyectiles a los que se hizo referencia fueron encontrados en la vereda. Allí se levantó una vaina, mientras que sobre Cayelli, casi Colonos Vascos, se encontró una bala completa. Todos los proyectiles eran de igual calibre y de allí que se diera cuenta de la utilización de una única arma de fuego para cometer el hecho.

El otro dato que se conoció estuvo referido a los elementos encontrados en poder de la víctima cuando fue examinado en la morgue. Allí, en sus bolsillos encontraron un teléfono, dinero en billetes de distintas denominaciones, un remito y un recibo de pago por la compra de un arma de fuego.

En el transcurso de la jornada se escucharon testimonios de los distintos policías que se desempeñaron durante las actuaciones, entre ellos declaró quien llevó a cabo la prueba de dermonitrotest en las manos de Fleitas, del cual surgió la existencia de pólvora en ellas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico