La mujer de la víctima y su primo señalaron al acusado del crimen

En el inicio del debate oral y público por el homicidio de Luis Alejandro Díaz, ocurrido el 9 de noviembre de 2016, dos de los diez testimonios señalaron al acusado José Miguel Guineo, presente en la sala. La mujer dijo que él tenía el arma de fuego y el primo que Guineo había amenazado a Díaz 20 minutos antes del hecho. La Defensa Pública del imputado confrontó testimonios y pidió la absolución de su asistido alegando que la duda será "insuperable".

Los jueces Mónica García, Jorge Odorisio y Mariano Nicosia conforman el Tribunal que ayer inició el debate oral y público por el homicidio de Luis Alejandro Díaz (26) y que tiene como acusado a Miguel Guineo (23). El hecho ocurrió el 9 de noviembre de 2016 en el barrio San Cayetano y el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por Camila Banfi, mientras la defensa pública del acusado la comparten Lucía Pettinari y Esteban Mantecón.

En la sala también estuvieron presentes familiares de la víctima, acompañados por dos profesionales del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

Luego de los alegatos de las partes, la mujer de Díaz fue la primera en dar su testimonio. Es la única testigo presencial del crimen y fue una de las que señaló a Guineo ayer en la sala.

La testigo recordó que aquella noche sintió disparos desde la parte trasera de su casa y luego piedrazos; que le dijo a uno de sus hijos que se arrojara al suelo. Después escuchó a una mujer gritar “¡no! ¡no!”, por lo que salió a la calle y vio a Díaz tirado en el piso con heridas de arma de fuego en su cuerpo. En ese momento alcanzó a observar a dos personas, uno delgado y otro más robusto. Este último, llevaba el arma. A continuación, reconoció a Guineo. “El que tenía el arma es el que está acá”, dijo.

El otro testigo que declaró ayer entre los 10 testimonios que presentó la fiscal Banfi fue el primo de la víctima, quien dijo que 20 minutos antes del homicidio Guineo había amenazado de muerte a Díaz. Expresó que aquel día la víctima le comentó que había ido a jugar a la pelota y que “se agarró a trompadas” con Guineo. Recordó que esa noche había “un montón de personas” en la zona alta del barrio que le hacían señas con las manos a la víctima de que le iban a disparar, pero como no pasó nada en forma inmediata se fueron a beber unas cervezas y luego dejaron a Díaz en su casa.

Otro testigo, empleado petrolero y vecino de la víctima, recordó que la noche del crimen estaba con sus hijas y escuchó dos disparos, por lo que lo primero que hizo fue poner a resguardo a sus seres queridos. Luego escucharía “cinco o seis” disparos más; se asomó por la ventana y vio a una señora llorando que solicitaba ayuda. Salió de su domicilio y quedó estupefacto al ver a Díaz tirado en el piso, con una herida de arma de fuego.

DUDA “INSUPERABLE”

A su turno, la defensora Pettinari confrontó algunos testimonios ofrecidos por la Fiscalía, marcó algunas contradicciones y ofreció cuatro testigos para el próximo lunes. La defensora de Guineo -que llegó al debate con prisión domiciliaria- pidió su absolución por entender que no se va a poder probar la autoría del homicidio porque la duda “será insuperable”.

Del testimonio de la mujer de la víctima que señaló al imputado en la sala, la abogada defensora dijo que primero en la comisaría dio otras características que no coinciden con Guineo. Y rebatió los testimonios acercados diciendo que son “anfobológicos” (es decir que admiten más de una explicación racional). Hoy será el turno de las pericias balísticas y del testigo de actuación.

Según investigó la Fiscalía, el 9 de noviembre de 2016, a las 0:40, cuando Luis Díaz regresaba a su hogar en el barrio San Cayetano a bordo de su automóvil, José Miguel Guineo -acompañado de otra persona que aún no ha sido identificada- le efectuó 7 disparos de arma de fuego, causándole la muerte en forma instantánea a raíz de las heridas en el tórax.

El móvil inicial del crimen surge de una pelea que habían mantenido la víctima y Guineo momentos antes en una cancha de fútbol. El hecho fue calificado como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” en calidad de autor para Guineo y la Fiscalía persigue una pena de 15 años de prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico