"La plata para los terrenos, la casa y los dúplex me los dio Das Neves"

Diego Correa, principal imputado en la causa El Embrujo, habló sobre la relación de confianza con Mario Das Neves y explicó su participación en las empresas Dual Core, Sepat y Mezeta Consulting, además del vínculo con otros imputados.

Diego Correa es el principal imputado en la causa que investiga corrupción en la causa El Embrujo y en la jornada de hoy llevó adelante su declaración, algo que muchos esperaban. En la misma dedicó buena parte de su testimonio a detallar el vínculo de confianza que lo unía con el exgobernador Mario Das Neves.

"En 2011 cuando Das Neves dejó de ser gobernador volví a Buenos Aires a reintegrarme a mi anterior trabajo. Él me ofreció quedarme con él, yo era de suma confianza", dijo Correa, quien aseguró que manejaba aspectos institucionales, pero también privados de la agenda del fallecido gobernador e incluso monetarios.

Luego agregó que "Das Neves me triplicaba lo que yo venía ganando. Yo manejaba la obra de su quincho sobre calle Condarco en Trelew, cerca del predio del club Huracán. En 2013 me compró la Hyundai, yo tenía una Volkswagen", dijo el extitular de la Unidad Gobernador desde fines de 2015 hasta la fecha en que dejó la función pública y contó que “la plata los terrenos de la Playa me la dio Das Neves y también para la casa y los dúplex". Explicó que cuando aparece pagando en la firma VS Materiales por Das Neves, Correa y Dual Core es “porque la plata me la daba él. Nos hacían precio por cantidad”.

También indicó que su expareja, Natalia McLeod “nunca tuvo participación en Dual Core. Daniela era la socia y manejaba la empresa. Los lotes de Lago Puelo y el de Trelew se pensaron como una inversión, nunca se hizo nada".

Sobre su vínculo con Mezeta Consulting, afirmó que fue "Blasco quien trajo el proyecto sobre Mezeta. Él quería alquilar una casa en Rawson" y Correa además agregó que le ofrecieron “que maneje la obra de Rawson con la condición de que podía ser el gerente de los consultorios y cobrar un porcentaje de lo que ellos invertían. Blasco tenía médicos inversores y el equipamiento".

“La plata para el terreno me la dio Gatica y Blasco también cuando avanzó la obra. y Piccione trajo a Barbagallo", expresó el principal imputado en la causa y en ese contexto aseguró haber sido él quien le ofreció a Sandro Figueroa “para que supervise la construcción. Con la plata que me pagaban Gatica y Blasco. Fue un error y me equivoque al prestarle la oficina. En ese momento no tomé dimensión de lo que estaba haciendo".

En la última parte de su declaración, expresó que "en febrero de 2018 me iba de la provincia y mi situación no era buena. Hablo con Gatica, le planteo que se me hacía complicado seguir y él decidiera quién seguía. Ellos tomaban las decisiones de lo que se hizo y cómo y cuánto se pagó".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico