Las lesiones no le dan tregua a Nadal, se bajó de los primeros M1000 del año

Rafael Nadal concluyó esta semana con su gira americana de la peor manera: el español anunció este viernes que se retira de los Masters 1000 de Indian Wells y Miami, además del de Acapulco, donde no pudo participar, con la mirada puesta en volver sano para jugar en polvo de ladrillo.

El número dos del mundo arrastra una lesión en el psoas de la pierna derecha que ya le impidió terminar su partido de cuartos de final del Abierto de Australia ante el croata Marin Cilic en enero y que en Acapulco volvió a dejarlo fuera antes de debutar en el balneario mexicano esta semana.

"Se confirmaron mis peores presagios y al final la lesión que sufrí en el último entrenamiento en Acapulco antes de comenzar el torneo resulta ser en la misma zona que en Melbourne", dijo Nadal. "El objetivo ahora es recuperarme para estar a punto para la temporada de tierra batida".

"No podré jugar Indian Wells ni Miami. Si fue doloroso retirarme en Acapulco, es también doloroso no estar en la gira americana, que siempre ha sido importante", agregó el ibérico. "Los echaré de menos pero haré todo lo posible para estar de vuelta. Muchas gracias", concluyó en su mensaje en las redes sociales.

Nadal había anunciado intempestivamente su retiro del torneo mexicano que se disputa en Acapulco unas horas antes del que sería su regreso a las canchas este martes en un movimiento que resultó sorpresivo debido a sus buenos entrenamientos en México. "Fue mala suerte, venía entrenándose bien", explicaron desde el equipo del tenista.

"Sentí un pinchazo", detalló sobre el dolor que volvió a sentir en su pierna derecha. "Los médicos me han dicho que es imposible jugar, además de que me duele", completó.

"Para mí hoy es un momento complicado, no es fácil aceptar situaciones así, son unos cuantos eventos seguidos en los que he tenido que terminar antes de hora: Australia, Acapulco, Londres", explicó el español.

El año pasado, tras perder la final del torneo de Shanghai con una cinta para sujetar el tendón rotuliano, Nadal se bajó de Basilea, se retiró en los cuartos de final de París y se ausentó también del Masters de Londres tras su primer partido.

Los dos Masters 1000 disputados en Estados Unidos serán el sexto y séptimo torneos consecutivos en los que el español no puede jugar o se tiene que retirar por lesión.

"He tenido más lesiones de las que me hubiera gustado en mi vida", había expresado Nadal a principios de semana en Acapulco, donde rechazó que esté interesado en pelear por los puntos del ranking con Roger Federer, pues prefiere estar sano y competir.

"Yo tengo una vida que seguir. Lo actual en esa vida es intentar seguir jugando y destacar en el tenis. Ante todo soy persona, no soy una máquina, me duele no jugar ni competir", dijo.

Los torneos de Miami e Indian Wells, realizados a lo largo de marzo sobre superficie dura, estarán sucedidos por la temporada de polvo de ladrillo, donde Nadal espera estar preparado para su regreso a las canchas.

En abril, después de la serie de cuartos de final de Copa Davis a la que el dos del mundo nunca estuvo dispuesto a confirmar su participación, se llevará a cabo el M1000 de Montecarlo y el torneo de Barcelona

La gira de arcilla, que incluye en mayo los M1000 de Madrid y de Roma, son la antesala del segundo Grand Slam del año: Roland Garros, el preferido del manacorí, donde conquistó diez veces el título, es uno de sus principales objetivos.

"Es un torneo único, es el lugar más importante de mi carrera. Las emociones que he vivido ahí y tantas veces son difíciles de explicar", comentó Nadal en repetidas ocasiones tras conseguir la décima corona en Francia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico