Las ventas cayeron 10,1% interanual

Fue atribuido a la baja en los ingresos de los hogares, reuniones familiares menos numerosas y al comercio ilegal.

“Dura Navidad para la mayoría de los comercios del país. Las ventas minoristas cayeron 10,1% frente a la misma fecha del año pasado, según la tasa de variación promedio en las cantidades informadas por los empresarios”, indicó la Cámara Argentina Mercantil Empresaria (CAME).

Según el relevamiento realizado en 1.500 comercios entre el 18 y el 24 de diciembre, el 63% de los negocios tuvo descenso de ventas, pero al mismo tiempo el 51% tuvo faltantes y señalaron que, “si hubieran tenido más mercadería, podrían haber vendido más”.

Sin embargo, el 53% de los comercios vendió menos de lo esperado. El ticket promedio, según los negocios encuestados, se ubicó este año en $ 1.800, un 39,9% arriba de 2019 ($ 1.283), que a precios constantes implica un incremento de 2,8%.

De esta manera, las ventas de Navidad quedaron por debajo de las de 2018, cuando se comercializó un 9% menos que el año anterior. Para CAME, uno de los factores que produjeron la caída de las ventas fue el comercio ilegal.

“Artículos como indumentaria, calzados, bijouterie, joyería, ropa deportiva, textil blanco o jugueterías, se vieron muy perjudicados por el comercio ilegal en la mayoría de las ciudades medianas y grandes del país, notándose sobre todo en la de Buenos Aires y el Conurbano, donde se desataron batallas campales entre manteros y comerciantes”, apuntó el informe.

En este sentido, agregó que “nunca se habían visto tantos manteros, vendedores por redes, y ‘saladas’ y ‘saladitas’ del país con tanta gente como en esta festividad”.

Sumado a esto, la caída ocurrió por las reuniones menos numerosas debido a la pandemia de coronavirus y la retracción de ingresos en los hogares. La baja más marcada la tuvo el rubro de joyería y relojería, con una merma del 23%.

Según la entidad, este es un sector “con cada vez menos presencia en las ventas navideñas”, debido a “que muchos de esos artículos se venden como accesorios en casas de otros productos, y otra por la abundancia de manteros en la calle que coparon la venta de ese ramo”.

“Así, al revés del resto de los comercios, no tuvieron problemas de abastecimiento; tenían mercadería, pero no la pudieron vender”, agregó.

A este rubro le siguieron librerías (-16,1%); videojuegos, consolas e informática (-15,8%); bijouterie y accesorios (-15,8%); electrodomésticos y artículos electrónicos (-12,8%); y calzado y marroquinería, (-11,9%).

Respecto a los electrodomésticos, en la merma en las ventas “se notó la caída del poder adquisitivo familiar, la falta de límites en las tarjetas de crédito, la resistencia a tomar muchas cuotas sin interés y el mayor control de gastos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico