Le otorgan probation por un año a imputado de maltratar a un perro

Este jueves se concretó en los tribunales penales la audiencia preliminar en relación a un caso de maltrato y crueldad animal al can “Duke”. En un primer momento el defensor solicitó la suspensión de juicio a prueba para su asistido, Mauricio Barrientos, en tanto que el fiscal estuvo de acuerdo y propuso que la capacitación reeducativa en protección animal sea brindada por los grupos de rescatistas o proteccionistas de la comunidad. El juez homologó el pedido.

El Ministerio Público Fiscal fue representado por Juan Carlos Caperochipi, en tanto que presidió la audiencia preliminar el juez penal Jorge Odorisio y la defensa del imputado fue ejercida por Juan Bill, adjunto de la Defensa Pública.

Como cuestión previa, el defensor planteó la suspensión de juicio a prueba para su asistido Barrientos teniendo en cuenta el delito que se le imputa que es “maltrato y crueldad animal”, en calidad de “autor”. Tal delito que establece un máximo de pena en abstracto de 1 año de prisión y como no tenía antecedentes penales computables, ni causas en trámite, solicitó la probation por el plazo de un año, así como realizar tres presentaciones ante la autoridad judicial y no cometer nuevos delitos, más una reparación de 60 kilos de alimentos para perros al dispensario canino municipal o bien a una asociación protectora de animales.

Por su parte, el fiscal Caperochipi estuvo de acuerdo, aunque propuso que las reglas de conducta fuesen por un año y medio, ya que “es un caso de extrema gravedad” y que el bien jurídico protegido es la vida del animal.

“La reparación del daño no es posible ya que se perdió la vida del animal”, dijo.

En cuanto al monto de la reparación solicitó que sea de 80 kilos de alimentos y que le sea suministrado al Área Municipal de Veterinaria.

Asimismo, el fiscal requirió que el imputado acredite un curso de medio-ambiente y cuidado de animales, como herramienta socio-educativa para convivir con animales; que las presentaciones sean cada tres meses y la regla general de no cometer nuevos delitos, caso contrario se le revocará el beneficio.

En estos términos se manifestó de acuerdo con la procedencia de la probation, o suspensión de juicio a prueba, ya que constituye una “salida saludable, equilibrada y con matices educativos”, a la vez que propuso que la capacitación reeducativa en protección animal sea brindada por los grupos de rescatistas o proteccionistas de la comunidad.

Finalmente, el juez penal resolvió hacer lugar a la suspensión de juicio a prueba por un año con las reglas de conducta de mantener domicilio, con tres presentaciones ante la Agencia de Supervisión, no cometer nuevos delitos y la reparación de 80 kg. de alimentos al Área de Veterinaria del Municipio. También la realización de un curso de cuidados de animales, como herramienta socio-educativa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico