Lisandro Luppo: "valieron la pena todas las horas dedicadas al vóley"

El entrenador de Waiwen de Comodoro Rivadavia reconoció el arduo trabajo de cuatro años para lograr el ascenso a la máxima categoría del vóleibol argentino, un objetivo que se consiguió con mucha planificación, gestión y apoyo del Estado municipal.

Comodoro Rivadavia tendrá un representante en la Liga de Vóleibol Argentina, máxima categoría de ese deporte en el país, luego de que Waiwen derrotara 3-1 a Escuela Normal 3 de Rosario en semifinales de la Liga Nacional de Vóleibol Masculino A-2.

Si bien aún queda la final de este sábado ante el Centro de Educación Física N° 5 de La Rioja, el principal objetivo ya está consumado y el entrenador del equipo chubutense, el cordobés Lisandro Luppo, destacó el esfuerzo realizado para poder festejar.

“Veníamos buscando desde hace mucho este objetivo de jugar en la máxima categoría. Fue un proceso de cuatro años. Primero fue ascender; después tratar de mantenernos el primer año; el año pasado armamos un equipo más competitivo y este año pudimos armar un plantel para competir de igual a igual. Es muy satisfactorio llegar hasta acá, después de todo el recorrido que hemos hecho, donde los chicos resignaron fiestas con sus familias para quedarse en Comodoro y entrenar por este objetivo”, reconoció.

En ese sentido, recordó: “cuando hablé con ellos y cerramos el acuerdo para que vengan a jugar al club, les planteé los objetivos y las condiciones y las aceptaron, porque la mayoría de los chicos que hoy están participando en la Liga, representando a Comodoro, siempre buscaron el objetivo de ascender a la máxima categoría”.

Asimismo, ponderó el acompañamiento del Ente Comodoro Deportes, presidido por Hernán Martínez. “Hace cuatro años, nos sentamos con Hernán para contarle el proyecto del club y tuvimos todo el apoyo del Ente”, rescató.

CUATRO ETAPAS PARA LOGRAR EL OBJETIVO

Los lineamientos se trazaron en cuatro etapas. “La primera, era desarrollar jugadores de la región, que fue la Liga Federal. La segunda, fue jugar la Liga A-2. Justo vino la pandemia. Se jugó una Liga enorme, de 36 equipos. Luego, el año pasado, armamos un equipo más competitivo, donde había chicos nuestros con dos años de participación en ligas nacionales. Y este año, la idea era estar dentro de los cuatro primeros”, señaló.

“Las etapas se fueron cumpliendo con mucha planificación y gracias a la ayuda del Estado municipal, porque a nosotros, que estamos alejados del centro del país, nos cuesta el doble. Participar en una Liga Nacional y competir con los mejores del centro del país, se hace muy costoso para nosotros”, admitió.

Lisandro Luppo, nacido en la localidad cordobesa de Canals, tiene una amplia trayectoria como formador en el vóley y promotor de este deporte, por lo que este ascenso puede significarle su primer gran reconocimiento en una carrera que no tiene techo, ya que la pasión es su motor. “Me encanta esto de hacer vóley. Si los ‘profes’ no tendríamos pasión, no lo haríamos, porque no se puede vivir del vóley”, sentenció.

En ese sentido, agradeció a quienes hacen posible este logro. “Tengo que agradecerle a mi esposa, que me apoya para que pueda hacer esto con pasión, porque sin el apoyo de la familia en todo lo que emprendas o encares, no se podría hacer. Y cuando ves todo el sacrificio que hace el cuerpo técnico, los jugadores, los dirigentes, para lograr estos objetivos, te das por satisfecho y decís ‘bueno, valió la pena todo el esfuerzo, todas las horas dedicadas al vóley y a difundir esto que tanto queremos’”, finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico