Los dos hombres que se estrellaron contra una vivienda a bordo del camión sufrieron fracturas

Luis Navarro y Luis Aravena se estrellaron ayer contra una vivienda ubicada en Rivadavia 1.831 entre Pastor Schneider y 13 de Diciembre a bordo de un camión con dos bateas. Los testigos dijeron que el camión voló cruzando el boulevard de la avenida Rivadavia de lado a lado desde la parte alta de La Loma hasta caer desde unos dos metros contra la casa. El conductor debió ser rescatado por Bomberos, Policía y Defensa Civil. Tenía las rejas de la vivienda incrustadas en el rostro y sus piernas habían quedado aprisionadas entre las pedaleras.

Ayer a las 8 de la mañana un camión se estrelló contra el frente de una vivienda ubicada en Rivadavia 1.831, luego de cruzar el bulevar de la avenida desde un carril al otro. El chofer del camión, identificado como Luis Navarro, quedó aprisionado entre los fierros retorcidos de la cabina del interno 1144 de la empresa Urbana y con el vehículo debajo de la mampostería de la vivienda, que corría peligro de desmoronarse en cualquier momento.

Fue una hora de ininterrumpido trabajo de Bomberos Voluntarios del Destacamento 1 y del Central, quienes con el equipo de rescate comenzaron a cortar los fierros y pedales del camión para destrabar el cuerpo de Navarro que estaba aprisionado con las rejas de la casa en su rostro y el torpedo del camión sobre su tórax.

El primero en ser rescatado por personal de la Seccional Segunda de Policía y Bomberos Voluntarios fue el acompañante de Navarro, Luis Aravena, que sufrió la fractura de uno de sus codos pero tras sufrir politraumatismos varios en su cuerpo pudo salir del aprisionamiento del camión rápidamente y fue puesto a salvo en una ambulancia del Hospital Regional.

El hombre fue hospitalizado y todos los esfuerzos de ahí en más se centraron en poder salvarle la vida a Navarro, que según los rescatistas hablaba incoherencias pero se mantenía despierto y dialogando con los policías.

“Estaba en estado de shock”, dijo uno de los jefes de Bomberos, Luis Soto en el lugar. El jefe del Central, Gabino Abejer también estuvo allí junto a una decena de bomberos que utilizaron herramientas especiales para el corte de la carrocería y de las rejas que se habían introducido en el habitáculo a raíz del fuerte impacto contra la vivienda.

“Está complicado porque está dentro de la casa” describía Abejer cuando comenzó el rescate, que llevó por lo menos 40 minutos hasta que pudieron sacar a Navarro de esa situación.

Antes una médica del servicio de emergentología del Hospital Regional lo asistió colocándole suero en los brazos y de esa manera comenzar a estabilizarlo. Los rescatistas advirtieron que con la asistencia médica el hombre se fue calmando hasta prácticamente quedarse dormido.

“Lo más importante es que pudimos sacarlo con vida” repetía Soto. Navarro fue inmovilizado en una camilla con su rostro ensangrentado, y con fracturas en brazos y piernas.

NO HUBO FALLAS TECNICAS

La casa quedó destruida y la basura que llevaba el camión en las bateas quedó dispersa tras el choque, mientras la vivienda sufrió un desplazamiento, además del desmoronamiento que la familia certificó luego con especialistas y escribanos.

Si bien el camión transitó más de 30 metros de un carril a otro destrozando las defensas y los guardarail hasta impactar contra la vivienda, un comunicado emitido por Urbana indicó que “se puede afirmar que el camión involucrado no presentó fallas vinculadas al sistema de frenos y la unidad cuenta con todas las verificaciones técnicas requeridas por las autoridades competentes”.

Por ello señalaron que “se pusieron en marcha procedimientos internos de investigación del incidente” y que se adoptarían las medidas necesarias para “evitar su recurrencia”.

En el lugar también trabajo personal de Tránsito Municipal y Policía Científica que se encargó de levantar los rastros y realizar un informe accidentológico.

Al cierre de esta edición Navarro continuaba recibiendo los cuidados médicos intensivos, mientras que Aravena ya había sido asistido y estaba fuera de peligro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico