Los padres que priorizaron el sexo terminaron presos

La imagen de los dos hermanitos, a plena luz del día en el Parque Pereyra Iraola y a pesar del intenso calor, llorando y pidiéndole a sus padres que les abrieran las puertas del auto causó indignación en las redes y tuvo consecuencias.

El increíble episodio había llamado la atención de los vecinos, que reaccionaron rápido: grabaron la situación y después la viralizaron para repudiar a los padres de los menores. Lo cierto es que, además de provocar una catarata de comentarios en esa misma línea, el video llegó a manos de la Justicia, que intervino de oficio.

Basada en la evidencia, la fiscal Gabriela Mateo de la UFI 3 Descentralizada Berazategui ordenó la detención de los sospechosos y los indagará en las próximas horas por el delito de “abandono de persona”.

Además, una fuente cercana a la causa indicó al portal 0221 que los chicos, ambos menores de edad, fueron puestos a resguardo, dando intervención al Servicio Zonal para proteger “su integridad física y psíquica”. No obstante, se aclaró que tanto la nena como su hermanito se encuentran en buen estado de salud.

Por otra parte, los vecinos aprovecharon la oportunidad para reclamar mayor presencia policial y que se refuercen los controles en la zona.

El artículo 129 del Código Penal establece una multa de hasta 15.000 pesos por “actos de exhibiciones obscenas expuestas a ser vistas involuntariamente por terceros”. Pero si los afectados son menores de dieciocho años la pena será de prisión de seis meses a cuatro años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico