Manifestación de repudio frente a la oficina local de ANSES

Cerca de 400 personas repudiaron ayer, frente a la sede de ANSES de la calle San Martín, el decreto por el cual el presidente Mauricio Macri decidió recortar las asignaciones familiares de la Patagonia. Fuertes cuestionamientos al gobierno nacional y a su intención de continuar avanzando en más ajustes para la región.

La manifestación frente a ANSES en Comodoro, en rechazo al recorte de asignaciones familiares, reunió a unas 400 personas que también pidieron el fin del ajuste que en todo el país, pero sobre todo en la Patagonia, se impulsa desde el gobierno nacional que conduce Mauricio Macri.

Antes de los discursos, la delegada de APOPS (Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social), Gabriela Izquierdo, sumó su voz de rechazo a la medida dispuesta por el presidente Mauricio Macri que “apunta contra los sectores más débiles”.

La trabajadora de ANSES –que a diario tiene trato con quienes perciben la ayuda- recordó que las asignaciones “tienen un carácter alimentario” y lamentó que el gobierno nacional “pretenda imponer esta medida, con la justificación de que se trata de un privilegio. Este decreto es insostenible bajo todo punto de vista”.

Mientras duró la protesta, que se extendió desde las 10 hasta casi las 13, ANSES siguió atendiendo igual ya que el personal, más allá del rechazo al recorte, entendió que “la mejor manera de colaborar, es continuar atendiendo a la gente”.

PARTE DE UN AJUSTE SALVAJE

La movilización fue promovida por la CGT, las dos CTA, la Corriente Clasista Combativa y otras agrupaciones y organizaciones sociales y políticas que entendieron que el decreto de eliminación por zona “es una muestra más del ajuste salvaje que propone y ejecuta este gobierno”, tal como resumió el dirigente de ATE, Armando Vargas.

En los discursos, pronunciados por Oscar La Palma en representación de la CGT, Daniel Murphy por la ATECh, Vargas por ATE, y Fernando García por la Corriente Clasista y Combativa, se coincidió en el repudio al gobierno nacional y al gobierno provincial por “haber aceptado imposiciones, como fue el Pacto Fiscal”.

En la calle, La Palma leyó el documento consensuado por las tres CGT, la Saúl Ubaldini de Comodoro Rivadavia, conducida por Gustavo Fita; la Regional Esquel con Antonio Osorio a la cabeza, y la del VIRCH y Puerto Madryn que tiene a Luis Núñez como secretario general.

En el documento se rechazó la justificación esgrimida por el titular de ANSES, Emilio Basavilbaso, quien habló de la necesidad de equiparar el pago de las asignaciones familiares. “Hoy nuestra región sufre una de las mayores crisis de la historia. Esta medida viene a profundizar esta situación y es necesario derogarla para evitar mayor perjuicio al pueblo trabajador de la Patagonia”, se afirmó.

Finalmente, se recordó que “las asignaciones familiares diferenciales que perciben los trabajadores patagónicos, constituyen, a diferencia de lo que plantean las autoridades nacionales, una compensación por el mayor costo de vida; por eso repudiamos y rechazamos el decreto 702/18 que perjudica a miles de familias”, concluyó La Palma, generando el aplauso de todos, quienes, durante gran rato, recordaron aquel cantito que parecía el hit del verano pero que se está extendiendo durante lo que va del segundo semestre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico