Mantienen la prisión de los presuntos asesinos del empresario de la carne

Mauricio Fleitas y Diego Aguirre seguirán en prisión preventiva por el término de un mes o bien hasta que se realice la audiencia preliminar por su presunta participación en el homicidio de Orlando Jurado, ocurrido el 10 de febrero de este año. Se espera que dentro de 30 días la causa sea elevada a juicio oral y público.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva contra los presuntos asesinos del empresario de la carne, Orlando Jurado, se desarrolló ayer en la Oficina Judicial. El acto estuvo presidido por el juez natural de la causa, Alejandro Soñis.
En primer lugar la fiscal general Camila Banfi mencionó que al vencerse el plazo de investigación presentó la acusación de la causa, y además solicitó que se mantenga por el término de un mes la medida que vienen cumpliendo ambos imputados, o bien hasta la audiencia preliminar.
La acusadora pública recordó que el homicidio se registró en la medianoche del 10 de febrero cuando los imputados Mauricio Fleitas y Diego Aguirre -junto a dos personas más no identificadas- se presentaron en el domicilio de la víctima, en Colonos Vascos y Cayelli del barrio Pueyrredón.
Según las pruebas que obran en la investigación, Aguirre era quien conducía un Volkswagen Bora de color gris, del que se bajó y marcó la casa del empresario. Mientras, Fleitas y uno de sus acompañantes ingresaron a la propiedad por los techos. Estos forcejearon con Jurado en la puerta de su casa y le asestaron un golpe con un hierro.
Luego, Fleitas le efectuó dos disparos, uno de los cuales terminó con la vida del hombre. Según determinó la autopsia, ese proyectil ingresó por los pulmones y le provocó la muerte por shock hipovolémico.
Los homicidas huyeron a bordo del mencionado auto, donde los esperaba Aguirre y la cuarta persona que oficiaba de campana.
De esa manera Banfi calificó el delito como “homicidio en ocasión de robo” en calidad de coautor para Fleitas, y de partícipe primario para Aguirre. También sostuvo que existen elementos de convicción suficientes en el legajo para tenerlos a ambos como partícipes del crimen.

QUERIAN ROBARLE
EL DINERO
La fiscal aseguró que el móvil del asesinato "fue hacerse del dinero que la víctima había cobrado para ese entonces". Remarcó la gravedad del delito y la pena en expectativa que en caso de ser declarados responsables recibirían 17 años de cárcel.
La abogada querellante Karina Jurado también solicitó el mantenimiento de la prisión preventiva por un mes de ambos imputados, pero disintió en el cambio de calificación legal. Para ella sigue siendo "homicidio criminis causae".
Mientras, la defensora pública Viviana Barillari –que asistió a Fleitas– solicitó su arresto domiciliario debido a que al ser presentada la acusación se desvanece el peligro de entorpecimiento y se refirió a la emergencia carcelaria en la ciudad, y a un Instructivo del Defensor General para que se exponga dicha situación ante los jueces. En igual sentido se pronunció la defensora particular Lourdes Dramesino que asesora a Aguirre. Aseguró que no existe el peligro de fuga en su caso porque tiene arraigo, y por ello solicitó su arresto domiciliario.
El magistrado resolvió mantener la prisión preventiva de ambos por el término de un mes o hasta la audiencia preliminar, lo que suceda primero. Lo estableció en virtud de la existencia del peligro de fuga.
Soñis sostuvo: “no han variado los presupuestos por los cuales se les dictó la medida de coerción, los mismos se ha acrecentado por la presentación de la acusación por parte de la fiscal". Además remarcó la expectativa de pena alta y la naturaleza grave del ilícito.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico