"Mesaza" de gastronómicos bloqueó avenida céntrica

A pocos metros del Gorosito, comerciantes gastronómicos instalaron mesas y sillas en protesta de las medidas impuestas.

Una sorpresiva e inusual protesta protagonizaron a mediodía de este miércoles integrantes del ala dura de los comerciantes gastronómicos de Caleta Olivia al bloquear con mesas y sillas las dos manos de la avenida San Martin, a pocos metros del Gorosito, exigiendo la flexibilización de las nuevas restricciones impuestas por el Coronavirus.

El área se transformó en una confitería al aire libre ya que sirvieron café, sandwichs, jugos, turrones y pizza de manera gratuita que degustaron tanto ellos como sorprendidos transeúntes que pasaban por el microcentro.

La original manifestación que no tiene precedentes en esta ciudad contó con el apoyo de dos de los cinco concejales del bloque opositor “Primero Caleta”, Cristian Bazán y Gabriel Murúa, enfrentados con sus pares del Frente de Todos.

La circulación del tránsito vehicular, mientras duró la protesta, aproximadamente entre 11:00 y las 12.15 tuvo que ser desviada por personal policial a inspectores de tránsito de municipio.

En la “mesaza” se dio lectura a un documento que, tras ser aprobado por la mayoría fue enviado al intendente Fernando Cotillo, quien a través de medios informativos radiales, lanzó fuertes críticas contra los comerciantes manifestando entre otras cosas que “ese no es el camino” para contralara el avance del COVID 19.

Vale recordar que este municipio adhirió al último Decreto provincial, referenciado por el DNU nacional por el cual desde del domingo no solo está prohibido circular en toda la provincia entre las 18:00 y las 06:00 hasta el 30 de mayo, sino que además no se permite el ingreso de clientes a restaurantes y confiterías.

PETITORIO

En el documento los gastronómico expresan que “cerrar las puertas no es una alternativa cuando las ayudas no son un beneficio porque no llegan a todos" y recuerdan que durante la prolongada pandemia el Ejecutivo municipal dispuso un fuerte incremento de impuestos a pesar de la crisis económica de la que no se pueden recuperar.

También le reprochan a Cotillo la “falta de criterio” por ni siquiera haberles permitido extender el horario cuando los casos positivos activos eran muy superiores a los actuales.

Respecto al control de la situación epidemiológica, uno de los comerciantes, César Moreno, dijo que “el gobierno tuvo tiempo para comprar vacunas, somos 80 mil habitantes y ya deberíamos estar todos vacunados”.

En tanto, Hugo Navarro sostuvo que “para los funcionarios es fácil cerrar, pero a nosotros los impuestos nos corren y tenemos que pagar sueldos. No somos anticuarentenas, pero lo más lógico hubiera sido diseñar una adecuada campaña de concientización contra la pandemia porque, de nuestra parte, ponemos en práctica protocolos para frenar el avance del virus”

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico