Monjas obligan a rezar el rosario en escuelas públicas

Se trata religiosas y laicas de la "Asociación 'Armada Blanca'", que se presentan en los establecimientos públicos y presionan con una nota firmada por el obispo provincial, Vicente Conejero para que los niños recen.

Las escuelas públicas de la provincia de Formosa abren sus puertas a una agrupación católica a las monjas de la Asociación “Armada Blanca” para que enseñen a chicas y chicos a rezar el rosario. Las "enseñanzas" se implementan en horario de clases, que son interrumpidas para ello intempestivamente, sin previo aviso y sin que madres y padres hayan otorgado autorización explícita para ella.

El rezo se produce, en cambio, con autorización del obispo de la provincia, Vicente Conejero, quien firmó las notas que las monjas presentaron a las escuelas públicas para reclamar que se les permita "enseñar" a alumnas y alumnos de primaria la historia de la Virgen de Fátima y cómo rezar el rosario. Algunos padres presentaron quejas ante las autoridades escolares. En Formosa, la educación pública dejó de incluir la enseñanza religiosa obligatoria en la currícula en 1984.

“La directora (Ana María Maxit) dijo que venía una visita especial”, contó a Página 12 Belén Colman, psicopedagoga de la escuela N°66 José Manuel Estrada de la ciudad de Formosa. “Entró a presentarse una hermana, que no recuerdo el nombre, y al lado de ella tenía la imagen de la Virgen de Fátima. La hermanita entró a explicar que estaban recorriendo algunas escuelas a las que tenían acceso y le agradeció a la directora por dejarla entrar”, afirmó.

Según el relato de Colman, la semana pasada, luego de izar la bandera, la directora de la escuela N°66 anunció que a las 8 de la mañana todos los alumnos debían salir a recibir a la “visita especial”: una monja de “Armada Blanca” y otras mujeres que la acompañaban. Durante la charla, que duró cerca de una hora, la monja “empezó a contar la historia de la Virgen (de Fátima)” y luego enseñó a los chicos cómo rezar el rosario.

Alrededor de los alumnos, contó la psicopedagoga, estaban paradas las otras mujeres que dieron a las maestras rosarios y trípticos con oraciones para que repartieran entre los niños. “Empecé a repartir los rosarios y, como sé que algunos chicos son mormones y evangélicos, les preguntaba si querían el rosario y ellos me contestaron que no. Me decían que no querían estar ahí”, aseguró Colman.

Las mujeres que asistieron a la escuela tenían una autorización firmada por Conejero en el que permite “a la Asociación laical 'Armada Blanca' (Armata Bianca), en coordinación con los respectivos párrocos, evangelizar a niños y jóvenes en el territorio de la Diócesis de Formosa”. Además, el obispo agradece a la agrupación por su “servicio evangelizador”.

La canciller del obispado, María Mercedes Carbajal Zapiola, dijo a Página12 que la autorización fue otorgada por Conejero a “dos laicas que han venido de una organización italiana” para que “vayan a hablar con los párrocos”, no a las escuelas. “Ya no saben qué hacerle a la iglesia católica para perjudicarla”, se quejó Carbajal Zapiola. Sin embargo, Colman aseguró que la mujer que brindó la charla llevaba el hábito.

Algunos alumnos quisieron irse de la charla, pero, señaló la psicopedagoga, “la hermanita les decía ‘no, sentate’, que Dios los estaba mirando y que se ponía triste si ellos se paraban”. “Les decía que tenían que rezar todos los días para que Dios pudiera sentirse feliz - afirmó -. Les dijo que tenían que juntar las manos y arrodillarse a rezar”.

La monja, aseguró Colman, comenzó a enseñar cómo rezar el rosario. “Rezaron un misterio, no me acuerdo cuál correspondía a ese día, el ave María, un padre nuestro, un Gloria”, enumeró Colman. La integrante de Armada Blanca “iba enseñando cómo se tenía que rezar e ir pasando las cuentas del rosario”.

Una vez que terminó la charla, los niños volvieron a las aulas y las clases continuaron normalmente. “Cuando fui a buscar a mi hijo me contó que había ido una señora que les hizo levantar la mano y prometer que no iban a mirar dibujitos por una semana para que la Virgen esté contenta”, dijo a este medio Belén Gautero, madre de un alumno de primer grado de la escuela N°66.

Según Gautero, desde la institución no enviaron una nota ni pidieron autorización a los tutores de los alumnos para que participen de la charla. “Recién a la noche cuando abro la mochila para ver el cuaderno encuentro el tríptico de oraciones y el rosario”, relató. Además de las oraciones, el tríptico alienta a los niños a formar “nidos de oración”: “grupos de niños que se reúnen para rezar el Rosario”, indica el folleto.

“No pueden obligar a los niños a recibir educación religiosa en una escuela pública sin pedir autorización y sin aviso - afirmó Gautero -. Mi hijo me dijo que quiere ir al paraíso porque ahí se juega todo el día. Cuando le pregunté si eso se lo había dicho la señora me contestó que sí. Los manipulan hablándoles de lo que está bien o desde la culpa porque, si se portan mal (las monjas les dicen) que van al infierno y que si se portan bien van al cielo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico