Mujer abusó de dos nenes en la "piyamada" de su hija

Christina Greer, de 38 años, pasará entre 64 y 102 años en prisión. Las víctimas eran nenes de 12 y 13 años, a los que les dio de tomar bebidas alcohólicas y bocaditos con marihuana.

Una mujer residente en los Estados Unidos fue condenada el lunes a pasar "entre 64 y 102 años en la cárcel" por haber abusado sexualmente de dos menores de edad que eran amigos de su hija. Los hechos ocurrieron durante algunas fiestas nocturnas en su domicilio, en las "piyamadas", como se llama a este tipo de encuentros infantiles, informó la agencia AP.

La mencionada Christina Greer, de 38 años, había sido declarada culpable en marzo pasado por un jurado de Sarpy, en el estado de Nebraska, de tres cargos de agresión sexual en primer grado a un niño, seis cargos por abuso infantil grave y dos cargos más por manipulación de testigos.

"Las víctimas tuvieron que pasar por muchas cosas, por decirlo a la ligera. Espero que con la sentencia del tribunal las víctimas puedan encontrar algún tipo de cierre a esta horrible etapa de sus vidas y puedan seguir adelante, dejando atrás todo lo que tuvieron que pasar", comentó Phil Kleine, de la oficina del fiscal del condado de Sarpy, según reporta el sitio RT.

Los hechos ocurrieron en algunas "piyamadas" organizadas por la hija de Greer, de 11 años, en 2017 y 2018. Durante esas reuniones, según pudo comprobar la Justicia, la madre de la niña permitió y propició el consumo de alcohol y de bocadillos con marihuana entre los niños y adolescentes presentes. Y no sólo eso, además tuvo relaciones sexuales con dos de ellos, de 12 y 13 años.

Según la Fiscalía, cuando se enteró de que se estaba llevando a cabo una investigación policial, la mujer les pidió a ambos menores no hablar sobre lo ocurrido y borrar cualquier evidencia de sus teléfonos.

No obstante, la Policía logró recuperar del móvil de una de las víctimas fotografías con contenido sexual explícito que implicaba a Greer en los delitos por los que finalmente fue condenada, informa RT.

Durante una audiencia previa al juicio, la propia hija de la mujer contó su verdad y no dejó bien parada a la mujer ante los fiscales y los jueces. Es que la nena, con total naturalidad, dijo que su madre la había llevado a un supermercado a comprar alcohol para las fiestas nocturnas y que había servido bebidas a los niños durante esas "piyamadas".

Asimismo, aseguró haberla escuchado con uno de los invitados mientras intimaban en una habitación, de acuerdo con un informe de Fox News.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico