Municipales de Caleta Olivia protestan por corte de prestaciones médico asistenciales

Miembros de comisión directiva y del cuerpo de delegados del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Caleta Olivia, encabezados por el secretario de Organización, Franco Carrizo, acudieron ayer a la sede local de la Caja de Servicios Sociales preocupados por el nuevo corte de prestaciones que anunció el Colegio Médico Zona Norte de Santa Cruz.

Caleta Olivia (agencia)

La entidad que nuclea a los profesionales de la medicina privada informó a través de un comunicado de prensa que la obra social provincial le adeuda prestaciones desde julio de 2017 y no actualiza los valores de las mismas desde septiembre de 2016.

A ello suma “el desinterés” del directorio de la Caja para mejorar esta problemática situación dado que no da respuesta a los contantes reclamos y por ello se decidió a partir de ayer “el corte de crédito”, lo cual implica que los afiliados a esa obra social (empleados públicos provinciales y municipales) solo serán atendidos “de forma particular”, señala el comunicado.

“Solo exigimos ser escuchados y que nos paguen lo adeudado, lo que nos corresponde, cobrar por nuestro trabajo realizado”, expresó públicamente el Colegio Médico de la Zona Norte de Santa Cruz.

El grupo de dirigentes gremiales del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Caleta Olivia (SOEMCO) fue recibido a media mañana de ayer por la directora regional de la Caja, Irene Quintero, quien les hizo saber que si bien acusó formalmente la notificación del Colegio Médico, era probable que esa disposición quedara sin efecto a la brevedad ya que existían tratativas con las máximas autoridades del organismo provincial.

Quintero les aclaró que ella no tenía competencia en los aspectos presupuestarios, pero podía resolver problemas de urgencia en lo que respecta a casos de salud.

Destacó también que debido al retraso en el pago de servicios, los médicos cobran un plus a los afiliados a la obra social argumentando que no se actualizan los códigos por prestaciones, algo que no deberían hacer, o por lo menos deberían entregarles una factura.

MAS PROBLEMAS

Franco Carrizo planteó otra dificultad, cual es la que se registra con la entrega de medicamentos en farmacias ya que no se hacen los descuentos que corresponden. Mientras, Quintero planteó que mucha gente hace abuso en la adquisición de medicamentos, es decir que retiran más de lo que les corresponde y luego piden restitución del dinero ante la propia Caja, por lo cual ahora se instrumentaron estrictos controles.

Uno de los delegados, Pablo Robles, comentó que algunos médicos cobran un plus adicional al co-seguro que va desde los 100 a los 700 pesos según las prestaciones. Criticó que son valores exorbitantes y todo porque la Caja no actualiza los códigos que exige el Colegio Médico.

Robles indicó además que si bien se reconocía la deferencia que tuvo Irene Quintero para recibir a la delegación gremial “no nos vamos conforme con las repuestas ya que los cortes de prestaciones se vienen registrando de manera frecuente en el curso de los últimos años, a lo que debe sumarse el problema que existe con el servicio farmacéutico”.

Antes de retirarse de la sede de la obra social, ubicada en la calle Damevin, los sindicalistas mantuvieron una charla informativa con quienes por razones de espacio no habían podido ingresar a la oficina de Quintero.

En ese marco se escucharon otras quejas, esta vez direccionadas a la deficiente atención que se brinda en la guardia del Hospital Zonal (público) y a modo de ejemplo, una delegada citó que hubo casos de pacientes que tuvieron que fingir un desmayo para que los atendieran.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico