Ofrecen recompensa por datos sobre hombre que violó y empaló a menor

La violencia ejercida por Omar Alberto "Japo" Verón contra un menor de cuatro años fue tal, que el menor debió recibir una cirugía reparadora de los intestinos. El hecho fue en 2014 y el hombre sigue prófugo por lo que se ofrece una recompensa de medio millón de pesos para quien tenga datos fehacientes de su paradero.

Un nene de 7 años, fue violado y empalado por un vecino popularmente reconocido por la vecindad con el sobrenombre de "Japo". El sujeto fue expulsado del lugar por los habitantes de allí y se mantiene en el anonimato sin saber nada de su paradero.

Corría el año 2014, Eduardo O. Ale, médico cirujano infantil, dialogó con los padres del niño (que entonces tenía 4 años), se percató de que había existido un abuso días anteriores y radicó la acusación formal. Las lesiones que poseía el chico (de tipo anal e intestinal) eran muy graves y derivadas del abuso sexual que había sido perpetrado en la provincia de Chaco, en el barrio Jesús de Nazaret de la localidad de Resistencia. Desde el 2016 el chico está internado en el Hospital Garraham, para recuperarse del terrible daño.

Debido al aberrante hecho de violación y empalamiento, desde octubre del año 2017, el sujeto identificado como Omar Alberto "Japo" Verón, tiene pedido de captura nacional, e internacional desde mediados de abril de este año. Lo buscan por todo el territorio argentino y demás lugares extranjeros, 500 mil pesos de recompensa, es la suma ofrecida por el Ministerio de Seguridad para aquellas personas que puedan brindar información valedera y certera que permita dar con el chacal.

Dónde comunicarse

El Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, tienen un número de teléfono con el que toda persona que tenga data, puede llamar telefónicamente. El número rápido de acceso es el 134.

Se lanzó una campaña con el objeto de dar con este degenerado que ya le arruinó la vida a un chico y anda suelto por la vida, sin estar donde corresponde, tras las rejas pagando un daño irreparable.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico