Otarola y seis personas más empiezan a rendir cuentas

El fiscal Rodríguez solicitará la próxima semana la apertura del inicio de causa para la exministra y sus colaboradores en el Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Miquelarena dijo que ya le había advertido a Mammarelli.

“No pasaron tres años (del Embrujo y Revelación) y nos volvemos a encontrar no solo en este caso sino también en otros que están siendo analizados, con prácticas que honestamente creíamos descartadas”, reconoció el procurador general Jorge Miquelarena tras los allanamientos realizados en la causa “Ñoquis Calientes” que investiga a la exministra de Familia, Cecilia Torres Otarola, por supuestas irregularidades en contrataciones de secretarios y asesores.

La semana que viene el fiscal Omar Rodríguez presentará la apertura de investigación contra la exfuncionaria y otras seis personas vinculadas a su equipo. Miquelarena ratificó que hay elementos para avanzar en la Justicia y dejó entrever que están investigando más casos que están bajo sospecha en la administración pública.

“El fiscal Rodríguez entiende que tiene elementos más que sobrados para efectuar una apertura de investigación. No dejan de sorprenderlo cuando se advierte luego del análisis contable y de las actividades bancarias que esos dineros no estaban en los bolsillos de quien los cobra supuestamente, sino que hay transferencias en el medio. Está hablando de maniobras ruinosas”, dijo Miquelarena al referirse a los primeros pasos que dio la Justicia en la investigación contra quien no quería dejar su cargo e incluso fue sorprendida en su oficina durante los allanamientos del miércoles, cuando en teoría había dejado de estar a cargo de Desarrollo Social, Familia, Mujer y Juventud una semana antes.

En diálogo con FM El Chubut, Miquelarena asumió que el haber encontrado a Torres Otarola en las oficinas del Ministerio de Familia, al momento de hacer los allanamientos, podría haber tenido otras consecuencias y recordó que tras las sugerencias que hizo en su momento al gobierno de Mariano Arcioni, para que ajusten los mecanismos de control, creyó que este tipo de prácticas que investigan no se iban a repetir más.

“La verdad que luego de las causas Embrujo y Revelación, honestamente pensamos en nuestra ingenuidad que muchas prácticas iban a cambiar a partir de ese momento”, dijo.

El procurador precisó que “cuando advertimos estas cuestiones que salieron a la luz con las causas Embrujo y Revelación le envié un oficio al entonces ministro coordinador (Sergio) Mamarelli, dando algunas sugerencias sobre lo que advertía que tiene que ver con el contralor de estas contrataciones que pasan por la administración pública”.

Miquelarena observó: “siempre se ponía el foco en los grandes órganos como Tribunal de Cuentas o Fiscalía de Estado, pero uno advierte que muchas veces cuando llega, el expediente viene desde el punto de vista formal armado; no hay objeciones para realizar”.

El procurador en ese momento consideraba que había que analizar el régimen de contrataciones, y en particular “el rol que juegan directores de administración y jefes de compra”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico