Para Larissa Riquelme la condena de Fabbro fue una "sentencia social"

Larissa Riquelme, novia del exfutbolista condenado por violar a su sobrina, Jonathan Fabbro, insistió en su inocencia y se mostró con esperanzas de que el fallo fue dictado la semana pasada se pueda revertir en las próximas instancias.

Larissa Riquelme habló por primera vez luego de la sentencia de 14 años de prisión para Jonathan Fabbro por "abuso sexual gravemente ultrajante al menos en cinco oportunidades agravado por el vínculo". La víctima tenía entre 5 y 11 años al momento de los abusos y era su ahijada y sobrina, hija de Darío Fabbro.

La novia de Fabbro, que el día de la sentencia se descompensó y tuvo que ser atendida, apuntó contra la Justicia argentina: “soy una persona que tiene mucho carácter, pero cuando hay una injusticia me siento mal. En Argentina, a la gente la condenan por la sociedad. Tengo grandes motivaciones para seguir: él y mi familia".

“Veremos en cinco días lo que argumentan los jueces por (los motivos) del fallo de la sentencia. Nosotros teníamos otra visión de la situación. Yo me interiorizaba mucho en otras cosas y durante todo el juicio vimos las contradicciones que había. Momentos y circunstancias que no se daban de ambas partes. Nos quisieron desacreditar como testigos”, remarcó Larissa.

En ese sentido, la modelo rescató que “el núcleo familiar está a favor de Fabbro. "Todos piensan lo mismo, mi familia, su familia y amigos que lo conocen también”. “Somos más los que estamos a favor que los que están en contra”, dijo en referencia a Ani, Poly –hermanos de Fabbro- y Martha –madre del acusado-.

En cuanto a la posibilidad de que se trate de una falsa denuncia, se basó en cuáles fueron las últimas palabras de Fabbro: “hay demasiadas cosas que todavía no entendemos. Sobre todo las contradicciones. En el juicio Jonathan le pidió a la señora ésta (la madre de la víctima) que lo mire a los ojos y le diga que era culpable y ella nunca fue capaz de hacerlo”.

“Este es un momento de que hay una figura pública y juega en contra porque la sociedad acusa a la gente y juzga a los demás. Antes era diferente. Nos parece raro que hayan ingresado periodistas en un caso tan delicado. Para mí fue una sentencia social”, sostuvo la modelo paraguaya.

Para Larissa, la víctima no miente sino que “faltó a la verdad”: “Los jueces no condenaron por los chat porque son captura de pantalla. Los peritos explicaron que nunca les costó tanto recuperar un archivo que no se encontró. El hermano había sacado las fotos del teléfono de la menor y esas conversaciones no salieron del teléfono”, explicó en El show del espectáculo.

Y continuó: “hay conversaciones, pero no son de índole en el que fueron mostradas en los medios. Los chats publicados no salieron del teléfono de Jonathan ni de la menor, se encontraron charlas normales de ‘te extraño tío’, ‘nos vemos después’ o ‘a qué hora jugas’.

En cuanto a la situación actual del ex jugador de Boca y River, contó: “él está muy tranquilo. También mintieron y dijeron que estaba nervioso en la declaración, es totalmente falso. Él pidió a los jueces decir lo que tenía que decir. Hoy la gente juzga por el simple hecho de que alguien sale y dice ‘me hizo esto’, pero no conoce la dinámica familiar. Si mi suegro estuviera vivo esto no pasaba”.

Sobre la situación familiar, aseguró: “hay tres víctimas: mi suegra, la menor y Jonathan. Yo la conozco a la nena y me duele mucho la situación que está pasando. Me hubiera gustado que los padres la sigan cuidando. La madre de la nena en cada programa va cambiando de versión”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico