Pedirán la detención del exconfesor de Grassi por abuso sexual

Eduardo Lorenzo, excapellán del Servicio Penitenciario Bonaerense, está acusado de abusar sexualmente de menores de edad. La causa ya tiene tres denunciantes.

Este miércoles el abogado de la querella, Juan Pablo Gallego, presentará un escrito en el que pedirá la detención del cura y excapellán del Servicio Penitenciario Bonaerense que fue confesor de César Grassi por las recientes amenazas a testigos y víctimas en la causa donde se lo acusa de abuso sexual.

Hasta el momento el expediente tiene tres víctimas: León, Julián y Roberto. Los tres relatos son casi idénticos: Eduardo Lorenzo abusó sexualmente de ellos cuando tenían entre 13 y 17 años en medio de una relación de un claro abuso de poder.

La causa, inicialmente con un sólo demandante comenzó en 2008 pero a los pocos meses fue archivada. La familia demandante denunció en su momento complicidad judicial y eclesiástica al respecto.

Unos meses antes de que prescribiera la causa, este año la fiscal Ana Medina la desarchivó y comenzó a avanzar. Con la difusión del caso de León los otros dos denunciantes se animaron a hablar y contar su historia con Lorenzo. Tanto para los denunciantes como para el abogado no hay dudas de que hay muchas más víctimas pero que no se animan a hablar por miedo a lo que pueda hacer el excapellán.

Gallego anunció que el miércoles -después de reunirse con el procurador, y con la presencia de los denunciantes- dará una conferencia de prensa en la escalinata de los tribunales en la que anunciará el pedido de detención de Lorenzo, fundada en su obstaculización de la investigación mediante presiones y amenazas de juicio a testigos y afectados.

"Cada testigo o víctima citada a declarar recibe la visita o llamada intimidatoria del cura o sus allegados", contó Gallego. Lorenzo aceptó haber contactado telefónicamente por lo menos al padre de la víctima Julián Bártoli. Además, su abogado Gascón aseguró durante el reportaje: "vamos a ser muy celosos en lo que va a ser la custodia del honor del padre Eduardo. Vamos a iniciar acciones legales contra las personas que se hayan manifestado afectando su honor".

"La libertad de Lorenzo se contrapone con el esclarecimiento y la verdad de los hechos, por lo tanto resulta imprescindible su inmediata detención. Concurren todas las causales previstas por el ordenamiento procesal. Además de amenazas y amedrentamiento a testigos, lo que actúa como disuasión para futuros posibles denunciantes, Lorenzo tiene recursos, es multifuncionario de distintas reparticiones del Estado, por lo cual puede fugarse", alegó Gallego.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico