Pintaron amenazas contra el panadero

El frente de la panadería ubicada en José Rementería y José Ortega amaneció ayer con pintadas amenazantes contra J.L.S., quien el viernes recuperó la libertad pero continúa vinculado a la causa por el asesinato de Nicolás Usqueda, imputado por homicidio agravado.

El panadero que el miércoles a la mañana abatió de un disparo a un presunto asaltante en la panadería “La Cordillerana” del barrio Isidro Quiroga, recibió ayer amenazas de muerte contra él y su familia, a través de pintadas que desconocidos realizaron durante la madrugada en el frente del local comercial.

“Te vamos a matar”, “Se van o plomo” y “Nico U. presente”, eran algunas de las pintadas que podían leerse ayer a la mañana en la panadería situada en José Rementería y José Ortega.

J.L.S. (51), de quien se preserva su identidad para resguardarlo a él y a su familia, recuperó la libertad el viernes. Fue luego de ser imputado por la Justicia por homicidio agravado por el uso de arma de fuego en una causa donde la Fiscalía tendrá seis meses para culminar la investigación. Mientras dure ese proceso, la jueza le impuso al imputado su presentación regular ante un órgano de control.

BLANCO DE AMENAZAS TRAS SU LIBERACION

La audiencia de control de detención y apertura de la investigación por el homicidio de Nicolás Usqueda (18), se llevó a cabo el viernes en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y fue presidida por la jueza penal de turno, Mariel Suárez, El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por el fiscal general, Adrián Cabral, mientras que el imputado, fue asistido por la defensora pública, Lucía Pettinari.

En ese contexto la parte acusadora solicitó que se declarara legal la detención y se formalizara la apertura de investigación preparatoria en contra de J.L.S. por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Ello, por el caso ocurrido el miércoles en la panadería La Cordillerana, donde de acuerdo con el relato presentado en la audiencia, Usqueda ingresó armado en compañía de Nicolás Silva (quien se encuentra detenido con prisión preventiva por tres meses) y asaltaron a la empleada, robándole dinero y el teléfono celular de la trabajadora.

En ese contexto fue que el propietario del comercio hizo uso del arma de fuego que tenía en el local y le dio muerte a Usqueda, quien quedó tirado en la vereda frente a un jardín de infantes. La policía secuestró un arma de fuego que halló en poder del fallecido.

A unas tres cuadras del lugar fue detenido su presunto cómplice, Nicolás Silva (19), quien el viernes en otra audiencia también fue imputado y en su caso por robo agravado por el uso de arma, en calidad de coautor.

El fiscal Cabral solicitó un plazo de seis meses para culminar con la investigación y pidió presentaciones para el panadero ante un órgano de control.

A su turno, la defensora pública, Lucía Pettinari, cuestionó la calificación jurídica que escogió la parte acusadora y sostuvo que el caso debió encuadrarse bajo la figura de legítima defensa. De todas maneras las partes coincidieron en que la calificación podría mutar con el devenir de la investigación.

Tras escuchar a las partes, la jueza declaró legal la investigación y la formalizó con la calificación propuesta por el fiscal Cabral.

La magistrada autorizó los seis meses solicitados por la parte investigadora y ordenó presentaciones periódicas de J.L.S. ante la Oficina Judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico